Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Vigilados por miles de ojos

Miles de cámaras distribuidas por toda la ciudad vigilan a los transeúntes, sin que éstos se den cuenta siquiera de que son grabados y observados por ojos ajenos. Hasta el punto de que las imágenes que captan estas cámaras permitirían seguir los movimientos de una persona durante todo un día.

Las videocámaras registran imágenes en la calle y hasta en los aparcamientos subterráneos o los polígonos industriales. Sólo en la nueva terminal 4 del aeropuerto de Barajas hay 4.500 cámaras; Metro ha colocado 3.447 para controlar las 192 estaciones; y un centenar controla lo que sucede en la estación de Chamartín. Y cada vez más establecimientos demandan a las empresas que instalan videovigilancia tener su propio circuito.

Sólo en la nueva terminal de Barajas hay 4.500 cámaras, y Metro ha colocado 3.447

La Agencia de Protección de Datos tramita 12 quejas de personas grabadas sin preaviso

Un circuito de control electrónico cuesta entre 100 y 3.000 euros

MÁS INFORMACIÓN

Muchas empresas, e incluso las administraciones públicas, vulneran la normativa de manera flagrante y no avisan con antelación de que una cámara está grabando. Fuentes de la Jefatura Superior de Madrid reconocen que es "imposible" saber el número de monitores que hay en los comercios ni si sus dueños cumplen la normativa de grabación, acceso y rectificación que recoge la Ley Orgánica de Protección de Datos de Carácter Personal.

La Agencia de Protección de Datos recibe cada vez más denuncias por estos casos. Hasta 2004 no había tramitado prácticamente ninguna reclamación, pero a partir de esa fecha son 12 los expedientes abiertos o tramitados por grabaciones con cámara. En la mayoría de los casos se debe a la falta de información previa a los ciudadanos.

Paradójicamente, las empresas que instalan cámaras de videovigilancia tienen cada vez más clientes. El precio de un sistema de videocámaras oscila entre los 100 euros de los terminales fijos dotados de un zoom, hasta los 3.000 de las cámaras domo, que permiten giros de 360 grados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de febrero de 2006