Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Benavides culpa de delitos urbanísticos a dos dirigentes de Ecologistas

El alcalde de Almuñécar (Granada), Juan Carlos Benavides, anunció ayer que llevará a la Fiscalía varias "irregularidades urbanísticas" detectadas por el Ayuntamiento en el camping El Carambolo, ubicado en la Vega del Río Verde de la localidad granadina y de la que, según el primer edil, son propietarios los coordinadores de Ecologistas en Acción en Granada y Almuñécar, Javier Egea y Fermín Tejero respectivamente.

La organización ecologista ha denunciado en los últimos meses numerosas infracciones urbanísticas cometidas supuestamente por el Ayuntamiento de Almuñécar, por lo que Benavides no ocultó ayer su "sorpresa" al descubrir que Egea y Tejero son copropietarios de las sociedades Karanda y Colibrí, que explotan el camping sobre el que el gobierno municipal ha abierto un expediente. "El gran inquisidor del urbanismo granadino es responsable de un presunto delito contra la integridad del territorio", afirmó el alcalde. Los responsables de Ecologistas en Acción tienen previsto responder públicamente hoy a las afirmaciones de Benavides, una vez que conozcan el contenido completo de su denuncia.

Según los informes elaborados por técnicos municipales, los responsables del camping han levantado sin licencia varias edificaciones (alrededor de 250 metros cuadrados para viviendas y almacenes, según Benavides) sobre suelo no urbanizable de protección de cultivos. La inspección del Ayuntamiento ha detectado también, que el complejo vierte aguas residuales sin depurar al acuífero del Río Verde.

Malversación de fondos

Benavides acusa además a los dos dirigentes ecologistas de un presunto "delito de malversación de fondos" porque, según aseguró, están usando como almacén un aula etnobotánica construida con subvenciones del Inem y del Ayuntamiento de Almuñécar. El alcalde no supo precisar la ayuda económica concedida por su gobierno para este proyecto. Asimismo, denunció que los dueños del camping han cambiado de uso sin autorización una construcción que contaba con permiso para ser utilizada como aula de la naturaleza y la están empleando como vivienda.

En este "cúmulo de irregularidades" de las que el alcalde acusa a Egea y Tejero, Benavides aseguró también que ambos son copropietarios de un bloque de tres plantas ubicado en suelo no urbanizable. Asimismo, según el alcalde, la sociedad que explota el camping tiene abierto un expediente de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte por "infracción grave". Benavides aseguró que el complejo no cumple "ninguna de las normas" obligadas para un camping por lo que está "precintado desde hace meses".

Una vez hechas públicas sus denuncias, el alcalde avanzó que es "muy probable" que el Ayuntamiento decrete la demolición de algunas de las construcciones. "El señor Egea está practicando la táctica del camaleón. Se pone el color verde para los demás y, para ellos, el color ladrillo", ironizó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de febrero de 2006