El Ejecutivo de CiU encargó estudios secretos sobre la imagen de Pujol y su entorno en la prensa

El informe cita a periodistas y califica sus noticias como "positivas o negativas para Cataluña"

El anterior Gobierno catalán de Convergència i Unió (CiU) encargó, en 1999, un estudio que, bajo el epígrafe La imagen de Cataluña en la prensa, analizaba cómo los medios de comunicación escritos trataban informativamente al entonces presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, su entorno familiar, la acción gubernamental, la coalición de CiU e incluso el denominado caso Kio. El informe, que el Ejecutivo nacionalista mantuvo en secreto, incluye en un anexo una lista de noticias publicadas, el nombre de su autor y una calificación adjunta, es decir, si la información se considera positiva, negativa o neutral para la "imagen de Cataluña". El estudio fue sufragado con fondos del Gobierno catalán y elaborado por la empresa Bassat.

Más información

El informe forma parte de los 32 estudios, sondeos y encuestas que la Generalitat realizó entre 1998 y 2003, y que el Gobierno de Jordi Pujol ocultó al Parlamento autónomo.

El estudio al que ha tenido acceso este periódico lleva el título La imagen de Cataluña en la prensa. En realidad se trata de un análisis de 2.135 noticias y crónicas aparecidas en 41 medios escritos españoles, entre abril y mayo de 1999, cuyo ámbito territorial es Cataluña.

Se mezclan informaciones sobre la coalición de Convergència i Unió, la acción del Gobierno catalán, la figura de Jordi Pujol, su entorno familiar -su esposa Marta Ferrusola y sus hijos-, el escándalo financiero de Kio, el denominado caso Pallerols -de presunta financiación irregular de Unió- o noticias electorales.

El informe evalúa los contenidos, el tratamiento informativo, géneros periodísticos, grupos editoriales y "profesionales que firman las informaciones". De este modo, al final del informe aparece un anexo con un listado de todas las noticias aparecidas en ese periodo, el tema tratado, el nombre de su autor, el medio en el que aparecieron y si la información se considera "positiva, negativa o neutral" para la imagen de Cataluña.

En ningún momento se detallan los criterios utilizados para realizar tal clasificación, pero a partir de esa lista es fácilmente detectable qué periodistas eran los más críticos con la gestión del Gobierno de Jordi Pujol y cuáles ofrecían, según este análisis, una imagen "negativa" de Cataluña.

Entre los temas de análisis del informe destaca el de la "corrupción" según se detalla en su exposición de contenidos. Y más concretamente, los episodios que hicieron cuestionar la "gestión de fondos públicos por parte de algunos departamentos como los de Trabajo o de Bienestar Social". Y cita, por este orden, a los ex consejeros Ignasi Farreres y Antoni Comas. El primero está imputado en un juzgado de Barcelona por los presuntos delitos de falsedad y prevaricación por encargar estudios con cargo al Departamento de Trabajo, que dirigía, y que resultaron ser burdas copias de textos jurídicos. Las informaciones sobre este episodio son, precisamente, las que se analizan en el estudio, y todas ellas son calificadas como "negativas para la imagen de Cataluña".

Las multas de la familia

En el caso del consejero Antoni Comas se evaluaron las informaciones aparecidas en 1999 sobre las acusaciones de clientelismo que pesaban sobre él desde su entrada en el Gobierno de Jordi Pujol, en 1988.

El estudio examina también el entorno familiar del presidente y en concreto un escándalo que estalló en mayo de 1999, considerado como un affaire por los propios autores del informe. En esa fecha, se descubrió que los siete hijos de Jordi Pujol debían al Ayuntamiento de Barcelona casi 6.000 euros en concepto de multas impagadas. Este episodio es descrito, según los autores del estudio, como "una peripecia que dio carnaza a los informadores y comentaristas que, como es lógico, siempre se agarran a cosas que pueden soliviantar a los ciudadanos que cumplen con sus obligaciones cívicas". Aunque las informaciones sólo afectaban al ámbito familiar del presidente, para los autores también fue una noticia que afectaba negativamente a la imagen de Cataluña.

¿Qué otras noticias se consideraron negativas para la imagen de Cataluña? Pues, por ejemplo, el denominado caso Kio y la imputación del asesor fiscal Juan José Folchi, ex consejero de Economía en tiempos de Josep Tarradellas y estrechamente vinculado, durante muchos años, a los negocios del financiero Javier de la Rosa.

Otra información catalogada como negativa apareció en este periódico el 15 de mayo de 1999 con el siguiente titular: "Convergència i Unió ve las municipales como unas primarias de las elecciones autonómicas" y el sumario "Jordi Pujol acusa al Ayuntamiento de Barcelona de deslealtad hacia la Generalitat".

Del estudio se excluyeron las informaciones aparecidas en La Vanguardia y El Periódico porque, según reza el informe, "se ha estimado que ambos, aunque de coloraciones ideológicas diferentes, están demasiado cercanos a los centros del poder político y económico catalán, y acusan una influencia cultural y una proximidad territorial demasiado determinantes para su objetividad".

Así pues, descartados del informe los periódicos de los grupos Godó y Zeta, se destaca que "el Grupo PRISA, con los diarios EL PAÍS, y Cinco Días, se convierte en el grupo editor que más cantidad e información suministra sobre los temas catalanes y ello aunque se excluyan las noticias que sólo aparecen en la edición denominada EL PAÍS de Cataluña".

El estudio fue elaborado por la empresa Bassat Ogilvy & Mather Comunicación. Ayer, este periódico trató de contactar, sin éxito, con los responsables del informe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterCursos Recomendados

Lo más visto en...

Top 50