La cuñada de Zaplana pugna contra su candidata por liderar el PP en Benidorm

Ángela Barceló y Gema Amor llegan muy igualadas a la elección

La dos candidatas a presidir el PP de Benidorm, la consejera de Cooperación, Gema Amor, por el sector zaplanista, y la concejal Ángela Barceló, cuñada de Zaplana y apoyada por los seguidores de Camps, llegan muy igualadas a las elecciones, que se celebran mañana. Anoche, las aspirantes presentaron a los 22 miembros de cada una de sus candidaturas. 2.200 militantes están convocados a las urnas.

La pugna por el control del partido en Benidorm es otro paradigma de la pelea por el poder en el PP valenciano, con la peculiaridad de que esta vez los zaplanistas juegan en casa. Pero a este sector que en Benidorm encarna la consejera Gema Amor y respalda el aparato provincial del partido, le salió una dura competidora; la peor posible en Benidorm: Angela Barceló, concejal muy apreciada en el partido y en la ciudad e hija del influyente senador del PP Miguel Barceló, tótem del centro derecha de la ciudad.

El presidente del PP de la provincia de Alicante, José Joaquín Ripoll, pidió a Barceló que retirara la candidatura. A sabiendas de que una crisis en la cuna del zaplanismo podría acarrearle consecuencias nefastas para el control del partido, le insistió hasta el último momento de que lo ideal, a su juicio, era una sola candidatura, la de la consejera Gema Amor.

Pero Barceló siguió adelante, con el respaldo implícito de la dirección regional del PP. "Yo adopté la decisión de presentarme porque muchos afiliados demandaban un cambio y me animaron a liderarlo", comentó ayer a este periódico la candidata. Ripoll perdió ahí el primer pulso -"Estoy seguro de que en Benidorm sólo habrá una candidatura", había declarado el dirigente popular-. Y también la imparcialidad como presidente provincial, pues el aparato del partido se puso a trabajar en la sombra por la candidatura de Gema Amor.

La consejera de Cooperación admite que es difícil separar este proceso del entorno de familias políticas que lo sustancian. "Para mí es un honor que dos referentes políticos como el presidente José Joaquín Ripoll y el alcalde Vicente Pérez Devesa avalen mi candidatura; pero al final no deben influir los personalismos", explicó. Amor ha colocado en su candidatura al diputado de Turismo Sebastián Fernández y a dos amigos íntimos de Eduardo Zaplana: Andrés Alemany y José Ramón González de Zárate.

Sobre las familias políticas que pilotan este proceso, Ángela Barceló comenta: "A la presidencia del PP aspiramos dos mujeres, no dos familias. A mí no me gusta que comparen a mi familia con otra". "A mi padre, que lleva una trayectoria de 20 años de senador, no lo comparo con otros familiares", dijo la cuñada de Zaplana.

El proceso para renovar la asamblea comenzó con una gran polémica. Ripoll excluyó Benidorm del listado de asambleas a renovar en una reunión de la ejecutiva provincial, y el sector que controla el senador Barceló puso el grito en el cielo y anunció la recogida de firmas de militantes para convocar una asamblea y elegir a su nuevo presidente local al margen de Ripoll.

Miguel Barceló arremetió entonces contra Ripoll. En una revista local aseguró sentirse "vejado y despreciado" por el presidente provincial. En alusión al tiempo franquista, llamó a José Joaquín Ripoll "jefe provincial", y le acusó de querer imponer la presidencia "en vez de dejarnos en paz para elegir a nuestro presidente".

La tensión inicial entre las aspirantes se ha rebajado, sobre todo por la enfermedad del alcalde, que ayer continuaba en estado grave en la UCI de la Clínica Benidorm.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 07 de febrero de 2006.