Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gial se retira "por miedo" de la moción de Las Tres Villas

l presidente del Grupo Independiente por Almería (Gial), Juan Megino, anunció ayer que su formación retira su apoyo a la moción de censura presentada por el PP contra la alcaldesa de Las Tres Villas, Virtudes Pérez (PSOE), "por miedo". La decisión de Megino se produce después de que su partido denunciara agresiones a la casa de uno de sus concejales en la localidad el pasado sábado.

"Aquellos que asaltaron la casa de un concejal independiente han conseguido lo que querían", afirmó. El Gial ejercera la oposición y "apoyará en cada caso aquellos temas y asuntos que sean beneficiosos para el pueblo".

Antonio Magaña, el edil que dijo haber sufrido el ataque de "80 encapuchados" por negarse "a negociar con el marido de la alcaldesa el futuro apoyo a la moción de censura", también dijo que lo hacía por miedo. "Yo firmé la moción y yo la retiro por miedo. Yo no soy el Cid Campeador. Yo no puedo dejar a mi familia y montarme en un caballo e irme a guerrear. Lo haría. Pero tengo una familia que proteger. Los daños sufridos por mi hija de 12 años, encerrada, atrincherados en una habitación, no tiene calificativo. Y la gente sabía que estábamos los tres y que había una menor de edad allí", dijo el concejal.

Tres explosiones

El edil describió el supuesto ataque, que la alcaldesa redujo a un cristal roto y a una rueda pinchada, y su actual situación: "Fueron tres explosiones seguidas y eso mete mucho pasmo. Y yo tengo que proteger a mi familia. Yo me presenté a concejal en mi pueblo, Doña María. No me puedo pasar la noche vigilando por una rendija a ver si me atacan alguien".

"La cordura se ha impuesto y nuestro municipio recobra la normalidad democrática", afirmó la alcaldesa. Pérez se refirió así al "gesto" del Gial e invitó a los concejales del grupo independiente a "reincorporarse al equipo de Gobierno municipal y a trabajar en conjunto con el PSOE por el desarrollo de Las Tres Villas".

El presidente de GIAL, Juan Megino, insistió en que la decisión de sus concejales se vio forzada por la situación: "Es terrible que haya que retirar una moción por miedo. Pero hay que ponerse en la piel de los concejales que quieren seguir viviendo y conviviendo en el pueblo. Tanto Antonio como Javier quieren volver a su casa y por eso deseo que les permitan hacer su vida en libertad". Megino deseó que la Fiscalía "actúe de oficio" para investigar estos hechos denunciados ante la Guardia Civil y desveló que su formación se personará como acusación particular "contra las personas que están detrás de estas tremendas amenazas".

El otro concejal del Gial, Javier Cedeño, defendió que, aunque no firmó la moción porque numéricamente no era necesario, la habría apoyado en el pleno y lamentó que por el pueblo se hayan repartido octavillas en las que puede leer: "Se buscan concejales de Gial. Ayuntamiento de Las Tres Villas. Preferiblemente muertos", informa Efe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de febrero de 2006