Análisis:Análisis
i

El factor sorpresa

El Ibex 35 recuperó ayer el nivel de los 11.000 puntos que había perdido hace más de cinco años, el día 6 de octubre de 2000, gracias a la mejora de las expectativas empresariales y por las operaciones corporativas.

La capacidad del mercado de valores para sorprender a los inversores parece infinita y, sobre todo, aparece donde menos se la espera. La oferta pública de adquisición de acciones (OPA) lanzada sobre Arcelor es sólo el último capítulo y, por ahora, el más sorprendente debido al elevado precio a que se quieren comprar las acciones de la siderúrgica.

El ambiente en los mercados europeos ya era bastante bueno debido a la mejora en las expectativas económicas y empresariales, pero ayer los inversores se mostraban más dispuestos al riesgo y las cotizaciones consiguieron subir con facilidad. El Ibex 35 ganó el 1,22% para cerrar en 11.023,20 puntos, el nivel más alto en más de cinco años. El Ibex Medium subió el 0,95%, y el de pequeñas empresas, el 0,77%.

El fondo del mercado era casi el mismo que el del día anterior, con los principales bancos como protagonistas destacados y el resto de los valores tratando de encontrar argumentos para sumarse a este tirón. Aun así, el papel estelar le correspondió a Arcelor, cuyas acciones terminaron la sesión con una subida del 28,01% y un precio de 28,52 euros, 31 céntimos por encima del precio ofrecido por el grupo holandés Mittal Steel. En algunos momentos de la sesión, los títulos de Arcelor alcanzaron los 31,16 euros, con una subida de casi el 40%.

La contratación en el mercado continuo alcanzó los 5.646,22 millones de euros, con cerca de 2.000 millones en operaciones institucionales. Las operaciones "abiertas" descendieron hasta los 3.787,75 millones de euros, con Repsol YPF como el valor más negociado, a pesar de que su cotización volvió a bajar; esta vez, el 3,10%.

El resto de los mercados europeos mantuvo un ritmo parecido al de la sesión anterior, al añadir ahora a las perspectivas de mejora de la economía un dato que puede retrasar la posible subida de los tipos de interés. La masa monetaria, dinero en efectivo, depósitos y activos a corto plazo, de la eurozona sólo creció en diciembre el 7,3%, frente al 7,6% de noviembre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50