Entrevista:ANTONIA MENA LÓPEZ | Comisaria de Estepona

"No existe una manera femenina de ser policía"

Antonia Mena (Arjona, 1961) dejó la carrera de Matemáticas en 1982 para ingresar en la Escuela Superior de Policía, "después de ver en el Telediario la entrega de los diplomas a la primera promoción de inspectoras". Tras pasar 14 años en la lucha contra ETA en Bilbao y Madrid, fue nombrada oficial de enlace en Europol. Antes de dirigir a los 105 agentes -sólo siete mujeres, incluida ella- de la Comisaría de Estepona, trabajó como agregada de seguridad en la Embajada de España en los Países Bajos. Apasionada de Beethoven, Mozart y los compositores clásicos españoles, a Mena tiene en su haber 29 felicitaciones y recompensas, entre las que destacan dos cruces al Mérito Policial con distintivo blanco.

"España tiene el mismo nivel de violencia que cualquier otra sociedad europea. Hay una falta de respeto mutuo"

Más información

Pregunta. ¿Le sorprende el revuelo mediático que ha generado su nombramiento?

Respuesta. Todas las novedades causan expectación. Es normal que sea noticia que cuatro mujeres accedan por primera vez a la escala de mando de la Policía, lo que es bueno. Pero nos entristece que sea tan novedoso. Esperemos que desde ahora no se considere extraño que las mujeres accedan a los puestos de responsabilidad de cualquier profesión.

P. Una pregunta clásica: ¿Existe una forma femenina de ser policía?

R. No. El trabajo de policía exige responsabilidad y profesionalidad, cualidades igualmente exigibles al hombre y a la mujer. Existen unos retos profesionales y unas respuestas adecuadas a la Ley que no tienen nada que ver con la condición masculina o femenina.

P. De los 45.000 policías españoles sólo el 7,5% son mujeres ¿Qué reflexión le sugiere esta cifra?

R. Hay que tener en cuenta que las mujeres sólo llevamos en la Policía desde 1979 y en las primeras etapas había un numerus clausus del 4% de las plazas. Posteriormente se ha ido normalizando y creo que con el tiempo llegaremos a una equiparación en los puestos ocupados por mujeres, no sólo en las escalas básicas y de subinspección, sino también en la de mando.

P. ¿Cuáles son sus prioridades al frente de la Comisaría de Estepona?

R. Como no podría ser de otro modo, las que fija el Plan Estratégico de la Dirección General de la Policía. Atenderemos principalmente a la delincuencia que afecta más directamente al ciudadano: los delitos contra la propiedad y el pequeño tráfico de droga. También nos esforzaremos en la lucha contra la inmigración clandestina, con preferencia a las expulsiones de extranjeros delincuentes. Y aunque somos una comisaría pequeña con medios limitados apoyaremos en lo que podamos la lucha contra el terrorismo islamista y de ETA, que son los principales objetivos del Ministerio del Interior.

P. La población de la Costa del Sol, y en especial de Estepona, no para de crecer. ¿La Comisaría cuenta con suficientes agentes?

R. Es cierto que la ciudad crece a una velocidad increíble y que las urbanizaciones surgen casi de un día para otro, pero la Dirección General es consciente de esta situación y suponemos que nos dotarán del personal adecuado en función del crecimiento de la población y de las necesidades.

P. En lo que va de año España va a un ritmo de una víctima mortal diaria por motivos violentos ¿La sociedad es más violenta que cuando comenzó su carrera policial?

R. Estuve trabajando en Europol y creo que España está al mismo nivel que cualquier sociedad europea. Sí es posible que estemos viviendo una transformación de la sociedad: hay que adaptarse a un ritmo de vida cada vez más rápido y complicado y a veces hay una falta de respeto mutuo. Creo que la dinámica de la sociedad hace que cada vez nos paremos menos a hablar y seamos más agresivos. No creo que haya un sólo motivo para que seamos cada vez más violentos. Quizá un sociólogo responda mejor a esta pregunta.

P. ¿Existe algún tipo delictivo exclusivo de la Costa del Sol?

R. Estos días estamos asistiendo a un repunte en los robos a viviendas. Hace poco saltó a la luz el robo en la casa del empresario de Canals. Creo que será una de las prioridades que tendremos que atacar en estos días para bajar este tipo de delincuencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 21 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50