Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Patxi Altuna, miembro de la Academia de la Lengua Vasca

Fue el autor de los primeros métodos modernos de enseñanza del euskera

Patxi Altuna, filólogo y miembro de la Real Academia de la Lengua Vasca-Euskaltzaindia, falleció este viernes en la residencia de los jesuitas de Loiola (Guipúzcoa), a la edad de 78 años. Autor de los primeros libros dedicados a la enseñanza del euskera en la década de los sesenta, aquella labor le convirtió en un maestro de maestros, ya que durante años sus métodos sirvieron de base para la didáctica de esa lengua.

"Fue un pionero, ya que miles de personas aprendieron euskera gracias al trabajo que hizo", resumió tras conocer la noticia de su fallecimiento el también académico y ex rector de la Universidad del País Vasco Pello Salaburu, quien compartió con Altuna muchas horas de trabajo como miembro de la Comisión de Gramática de Euskaltzaindia. Fruto de esa labor fue la moderna Gramática Vasca, que comenzó a publicarse en 1988 y con la que el viejo profesor pudo ver culminados sus años de dedicación a esta materia.

Persona directa y afable en el trato, aportó su sólida formación en lenguas clásicas, especialmente el latín, al estudio de la tradición literaria euskérica. Tras estudiar Filosofía y Teología entre 1950 y 1958, cuatro años más tarde fue investido jesuita en Gandía (Valencia). A partir de entonces, compatibilizó su labor pastoral con la dedicación al ámbito de la lingüística y la docencia, como colaborador de Koldo Mitxelena. Doctorado en lingüística por la Universidad de Salamanca en 1978, dedicó su tesis al estudio de la obra de Bernard Etxepare, el autor del primer libro publicado en euskera (Linguae Vasconum Primitiae).

Académico correspondiente desde 1965 y numerario desde 1980, Patxi Altuna deja un legado de más de 30 obras sobre temática vasca. Hasta el día de su fallecimiento, ya retirado, fue el responsable del Archivo Histórico de Loiola.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de enero de 2006