Juan Roig reclama a Camps que rebaje el tono de crispación porque no beneficia a la inversión

El Instituto de Empresa Familiar exige al presidente medidas para modernizar la economía

La junta directiva del Instituto de Empresa Familiar (IEF) instó ayer en Alicante al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, a reducir la tensión política existente, porque ese clima "no es bueno para el complejo entorno político en el que vivimos ni para la inversión productiva". El presidente del IEF, Juan Roig, reclamó a Camps "medidas oportunas" que permitan la modernización de la economía sin dejarse condicionar por aspectos de carácter electoral. Camps recordó a los empresarios que le acaban de distinguir por pactar el Estatuto con el PSPV.

Más información

Tres días después de que los principales partidos políticos valencianos, PP y PSPV, se disputaran la presencia de empresarios en sendos actos con contraprogramación incluida (Conferencia política del PSPV con Zapatero y jornada sobre infraestructuras del PP), los directivos de la IEF, reclamaron ayer al presidente Camps que rebaje la tensión política y ponga en marcha "

medidas oportunas" que permitan la modernización de la economía sin dejarse condicionar por aspectos de carácter electoral.

Manuel Peláez, presidente de la Asociación de la Empresa Familiar de Alicante, anfitrión ayer de la junta directiva que preside el valenciano Juan Roig, comentó sobre la contraprogramación de los actos del fin de semana: "Zapatero es mi presidente y Camps también; está muy bien que nos citen, pero no a la vez".

Roig, que también ha transmitido la necesidad de rebajar la crispación al Gobierno central, en concreto al ministro Jordi Sevilla, indicó a Camps que el clima de crispación no es bueno para los empresarios, ni para el "complejo entorno político en el que vivimos" ni para la inversión productiva. El IEF viene defendiendo la necesidad de profundizar en las medidas de liberalización económica, apoyar e incentivar la inversión en I+D e innovación y promover más decididamente la internacionalización de las empresas españolas, dejando aquí los centros de decisión.

Los empresarios familiares insistieron a Camps sobre la conveniencia de seguir profundizando en las reformas estructurales necesarias para que la economía se asiente sobre bases de crecimiento "sólidas y estables", y alentaron al Gobierno de la Generalitat y al PP a que acometa decididamente medidas oportunas que permitan la modernización de la economía del país sin dejarse condicionar por aspectos de carácter electoral.

A la reunión con Camps también asistió Francisco Pons, presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios, y Vicente Sala, presidente de la CAM, acompañado por Roberto López Abad, director general de esa entidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0017, 17 de enero de 2006.

Lo más visto en...

Top 50