Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Volkswagen asegura el futuro de las plantas del grupo en España

Busca un sustituto al Polo que dé carga de trabajo a la fábrica de Navarra

Volkswagen (VW) renovó ayer su apuesta por España. El presidente del consorcio automovilístico alemán, Bernd Pischetsrieder, aseguró al ministro de Industria, José Montilla, y al consejero de Trabajo e Industria de la Generalitat catalana, Josep Maria Rañé, que la continuidad de sus dos plantas (Seat y VW Navarra) está garantizada. Reiteró que Seat no está en venta y que VW está trabajando para asignar un sustituto del Polo en Landaben.

El compromiso de Pischetsrieder no es un cheque en blanco. A cambio, exige mayor eficiencia. "El futuro no está en los costes laborales, sino en la flexibilidad y la productividad", señaló Bernd Pischetsrieder.

En cualquier caso, la apuesta de VW llega como agua de mayo, muy especialmente en el caso de la planta navarra, que está en plena negociación del convenio colectivo y cuyas movilizaciones en 2005 han perturbado intermitentemente la producción. Landaben emplea a 4.400 trabajadores y fabrica el modelo Polo a medias con Bratislava (Eslovaquia). La dirección de la factoría urge a firmar el convenio para optar a la fabricación del nuevo modelo.

Montilla y Rañé viajaron ayer al cuartel general del VW, en la ciudad alemana de Wolfsburgo, para reunirse con Pischetsrieder, que estuvo acompañado por el presidente de Seat, Andreas Schleef. Tras dos horas de reunión, que el ministro calificó de "larga, tensa, franca, sincera y, por supuesto, productiva", el máximo ejecutivo del grupo automovilístico no sólo garantizó el futuro de ambas plantas, sino que reiteró su apuesta por los modelos de gama media y alta.

Ésta es, justamente, la estrategia adoptada por Seat desde que en 2002 se integró en el grupo de marcas Audi y que se traduce en la producción de modelos de diseño y deportivos. Esta nueva etapa, sin embargo, no ha dado por el momento los frutos esperados.

Seat acaba de negociar con los sindicatos un expediente de regulación de empleo (ERE) para 1.346 trabajadores que se ha saldado con el despido de 660 personas y 296 bajas voluntarias. Los 390 restantes seguirán en Seat gracias a la mayor flexibilidad que da la ampliación de la bolsa de horas, medida que adecúa la carga de trabajo a la demanda.

Mayor esfuerzo comercial

La cúpula de Volkswagen, sin embargo, advirtió de la dificultad creciente para aumentar las ventas, uno de los motivos del pinchazo de Seat. Por ello, reconoció la necesidad del grupo de llevar a cabo un mayor esfuerzo comercial, tal como reclaman los sindicatos españoles.

Seat cerró 2005 con un descenso de las ventas del 4,5%. Volkswagen, en cambio, arrebató a Renault el liderazgo del mercado europeo, al matricular 1,54 millones de turismos, lo que representa un incremento del 3,2% y otorga a la marca de Wolfsburgo una cuota de penetración del 10,1%.

Durante el pasado año, se vendieron en el conjunto de la UE un total de 15.222.939 vehículos, lo que supone una caída del 0,7%, informó ayer la patronal de fabricantes europeos AEAC.

Las mismas fuentes destacaron la coincidencia entre las demandas de VW de mejora de la política de infraestructuras, logística e inversión, desarrollo e innovación (I+D+i) con las prioridades del Gobierno. Montilla y Rañé señalaron que la liberalización del transporte ferroviario supondrá un apoyo importante.

El ministro recordó el esfuerzo público en I+D+i -en 2003 y 2004 Seat recibió ayudas públicas por valor de 147 millones de euros- y aprovechó el encuentro para expresar el apoyo del Gobierno español al conjunto de la industria de la automoción que cerró 2005 con una caída del 10% de la producción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006