Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ES EL MOMENTO DE ... | PROPUESTAS

Refugios del ganso salvaje

Entre enero y febrero, miles de gansos se reúnen en tres humedales españoles: las marismas de Doñana (entre Sevilla y Huelva), las lagunas de Villafáfila (Zamora) y la laguna de la Nava (Palencia).

El tiempo invernal deja dormir los campos y los bosques, pero la actividad de la fauna no descansa, deleitando a quien lo sepa apreciar con impresionantes espectáculos naturales. Uno de estos llamativos acontecimientos se produce con la invernada de los ánsares comunes, que tiene sus momentos álgidos durante los días más crudos del invierno entre enero y febrero. La península Ibérica es el destino anual de decenas de miles de gansos salvajes, que se reúnen hasta el inicio de la próxima temporada de cría en tres de los principales humedales españoles: las marismas de Doñana, entre Sevilla y Huelva; las lagunas de Villafáfila, en Zamora, y la laguna de la Nava, Palencia.

Cada amanecida en las marismas de Doñana, mientras los primeros repuntes del sol deshacen las brumas agarradas a la lámina de agua, los gansos vuelan bajo con dirección al cerro de los Ánsares entre el estrépito de sus graznidos. Con el desayuno ya en el buche, tragan la arena de las dunas para triturar la raíz de la castañuela. La gigantesca duna acostada entre la playa y la marisma recibe la procesión diaria de 50.000 ánsares, convirtiendo los arenales en un hervor de pájaros vocingleros.

En el refugio lagunar de Villafáfila, en Tierra de Campos, los contingentes son menores, pero no la belleza de sus paisajes. Entre las lagunas y charcales del entorno se cuentan hasta 30.000 ejemplares que dormitan la noche sobre las aguas y campan el día por las sementeras rebrotadas de nuevas hierbas. La palentina laguna de la Nava es un nuevo enclave para estas aves viajeras. El antiguo mar de Campos desecado a mediados del siglo pasado para uso agrícola ha conseguido recuperar 300 de sus 3.000 hectáreas, para convertirse en un importante refugio para muchas anátidas y, entre ellas, varios miles de gansos salvajes. Tiene también la curiosidad de dar cobijo a un dormidero invernal de aguiluchos laguneros con más de 100 individuos y ser un cuartel migratorio trascendental para los pequeños carricerines cejudos de Europa occidental.

- Centro El Acebuche, parque nacional de Doñana (959 43 04 32).

- Centro de interpretación El Palomar (980 58 60 46) de Villafáfila.

- Centro la laguna de la Nava (979 84 25 00).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 2006