Los empresarios del textil denuncian la acentuación de la crisis

La patronal del sector estima que el 85% de la fabricación ha desaparecido de Andalucía

Cuando se va a cumplir un año de la exención de aranceles a las importaciones de los países asiáticos, el sector textil andaluz arroja cifras demoledoras. Si la patronal del sector señalaba que en 2004 una cuarta parte de las 2.200 industrias textiles censadas en Andalucía se habían visto obligadas a cerrar, durante el año 2005 el 85% de la fabricación andaluza ha desaparecido.

Esta afirmación la realiza el presidente de la Federación Textil Andaluza, Juan Miguel Rodríguez, quien a modo de ejemplo subraya cómo la importación de pantalones vaqueros y camisas procedentes de países como China o India se ha incrementado este año en un 2.500%.

La liberalización del mercado mundial y la competencia "desleal y agresiva" de países como China, el principal país productor y exportador, ha provocado que los 80.000 empleos directos e indirectos que generaba el sector en Andalucía no alcancen ahora los 18.000, según denuncia Rodríguez.

Por provincias, Jaén se ha convertido en la "gran perdedora", ya que hace tan sólo unos años era la segunda productora del textil andaluz, con una gran implantación del sector en las comarcas de La Loma y Sierra Mágina. En municipios como Rus se ha pasado de 47 a tres centros productivos; en Baeza apenas se cuenta una veintena de los 650 empleos que generaban los talleres de confección, y en Begíjar, Ibros o Canena, ha desaparecido el 100% de las pequeñas empresas, donde casi la totalidad de la mano de obra era femenina.

"Y en este último año, los talleres de Sierra Mágina, con una importante producción de prendas vaqueras también han visto reducida drásticamente su producción", añadió el presidente de la federación, quien subraya que el hecho de que no existieran comercializadoras propias en la provincia ha dejado "vendido" al sector.

En cuanto al resto de provincias, Málaga concentra el 80% del valor textil andaluz por las tres grandes empresas que fabrican en países como Marruecos, pero que comercializan su producción desde la provincia malagueña. También Sevilla ha perdido en los últimos años la producción textil del algodón, pasando a importar directamente los tejidos ya manufacturados a China e India. En el resto de provincias quedan reductos del sector que, según apunta Rodríguez, "sobreviven como pueden".

Innovación tecnológica

En cuanto a las iniciativas que desde hace años Junta y empresarios han barajado para reconvertir al sector diversificando su producción, los centros de innovación tecnológica del textil ubicados en Priego y Baena (Córdoba), dependientes de la Consejería de Innovación y cuyas obras se iniciaron el pasado mes de agosto con una inversión cercana a los 4,3 millones de euros, se podrían presentar como un respiro para estos empresarios.

Sin embargo, a juicio de Rodríguez, esta iniciativa llega tarde. "No nos oponemos a un centro de innovación tecnológica, pero éste tenía que haber llegado mucho antes, cuando lo solicitamos hace más de seis años y no cuando el sector está prácticamente aniquilado. ¿Para qué quieren construir una catedral si no tienen feligreses que puedan acudir a ella?", se pregunta el presidente de la Federación Textil Andaluza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 06 de enero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50