Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las instituciones aducen que un semáforo no resolverá la seguridad vial en Basurto

El niño atropellado con su hermana falleció en Cruces once horas después del suceso

La Diputación de Vizcaya y el Ayuntamiento de Bilbao no aclararon ayer cómo piensan solucionar los problemas de seguridad vial en Basurto, donde en la mañana del pasado martes dos hermanos, una niña de cuatro años y un niño de siete, fueron arrollados por una furgoneta en un paso de cebra sin semáforo. La pequeña murió casi en el acto y su hermano fallecía unas 11 horas después en el Hospital de Cruces, donde había sido ingresado en estado de extrema gravedad.

Ambos se encontraban sobre las 10.15 con sus padres y otro hermano, que resultaron ilesos, cruzando la calzada en un punto en el que existen dos semáforos 50 metros antes y después del paso peatonal. Su madre ya había atravesado la calzada cuando una furgoneta Citröen Berlingo, que había rebasado en verde el semáforo anterior, arrolló a los dos niños y les lanzó a casi 40 metros.

La Diputación y el Ayuntamiento difundieron al final de la mañana un comunicado conjunto en el que aseguran que la solución no pasa por "la simple colocación de un semáforo" en la zona, como exigen los vecinos, una medida ya aprobada hace cinco años por la junta de distrito de Basurto y que fue asumida por el consistorio. Hasta ahora no se ha cumplido.

La nota, firmada por el diputado de Obras Públicas y Transportes, Eusebio Melero, y la concejal de Circulación, Ibone Bengoetxea, señala que la existencia de tres pasos peatonales en distintos niveles complica la búsqueda de una solución. Aseguran que están trabajando en mejorar la seguridad en la zona para ofrecer una alternativa correcta "que no es sencilla".

Ambas instituciones, que muestran su consternación por el suceso, agregan que todos los esfuerzos en prevención son pocos: "Aunque se instalen nuevos semáforos, se multiplique la señalización y se penalice la velocidad", persistirán los accidentes y las víctimas.La Policía Municipal proseguía ayer la investigación para aclarar la velocidad a la que circulaba la furgoneta, conducida por un joven de 25 años, que quedó libre tras no dar positivo en el control de alcoholmeia y descartarse una conducción temeraria.La asociación vecinal de Basurto replicaba horas después con gran enfado a la primera reacción oficial de la Diputación y el Ayuntamiento ante el atropello mortal. "Esas declaraciones causan vergüenza", afirmó Javier Muñoz, secretario de la entidad. "Es increíble que tengamos estos dirigentes", añadió.

Muñoz admitió que en el lugar del accidente confluyen seis vías de circulación "y es complicado, pero lo que está claro es que es muy peligroso y con un semáforo o unos badenes habría más seguridad". La asociación volvió a mostrar su descontento por la actuación de las instituciones. "El tema crucial es que era un punto negro, que el Ayuntamiento aprobó instalar un semáforo en 2000 y no ha hecho nada hasta ahora. Es incomprensible que se haya dejado pasar todo este tiempo", enfatizó.

Los vecinos del barrio, que en la tarde del mismo martes ya realizaron una concentración de protesta y para mostrar su dolor, observaron ayer a varios obreros "tomando medidas" en la zona del paso peatonal, por lo que aventuraron que "igual dentro de poco" se encuentran el semáforo puesto.

La asociación de residentes mantuvo dos reuniones a lo largo de la jornada para analizar lo ocurrido. En ellas se acordó convocar una manifestación para hoy en la que reclamar seguridad en el barrio y mostrar su solidaridad con los familiares. Partirá a las 20.00 de la plaza Aita Donosti, una zona cercana al lugar del atropello. La marcha pasará por el colegio en el que estudiaban los dos niños fallecidos. Los alumnos del centro se concentrarán el lunes, cuendo vuelvan a clase tras las vacaciones, en el patio del colegio y luego se dirigirán al lugar del accidente. La manifestación de hoy terminará en el paso peatonal, donde se depositarán ramos de flores. Los vecinos preparaban ayer las pancartas con los lemas "Con la familia" y "No más atropellos".

La asociación dudó en un principio sobre la fecha de celebración de la manifestación, al ser hoy el día de la cabalgata de Reyes, y se analizó si convocarla la próxima semana. Finalmente decidieron no aplazarla. "No podemos esperar un tiempo excesivo en canalizar el dolor de los vecinos", relató Muñoz. En las reuniones se acordó además plantearse la presentación de demandas civiles o penales contra las instituciones para aclarar sus posibles responsabilidades. "Es un tema que hay que verlo con detenimiento, pero no queremos que los responsables de que haya estado cinco años sin resolverse se vayan de rositas", agregó el representante vecinal.

Muñoz aseguró que "nadie" del Ayuntamiento ni de la Diputación se había puesto en contacto con ningún miembro de la junta directiva de la asociación vecinal. Los vecinos recordaban que en estos años "lo único que ha habido es una pelea constante entre los dos, echándose la pelota uno al otro".

Bilbao sufre cada año desde 2000 cerca de un atropello diario en sus calles. El pasado ejercicio se registraron un total de 282, con el resultado de cuatro víctimas mortales. En 2004, hubo 251 sucesos y ocho muertos; en 2003, 262 incidentes con un resultado de seis fallecidos; en 2002, 265 y cuatro víctimas; 2001 fue el año con un mayor número de siniestros, un total de 362, aunque los fallecidos se redujeron a tres, y en 2000 se produjo la mayor mortalidad, con diez víctimas y 262 atropellos. Ayer mismo se produjo otro atropello en Vizcaya en un paso de peatones. G.E.O., una vecina de Busturia de 78 años, resultó herida cuando cruzaba un paso de cebra en la BI-2235 en su tránsito por ese municipio. La mujer, arrollada por un turismo, fue trasladada al Hospital de Galdakao con heridas de diversa consideración.

El accidente de Basurto despertó las críticas del PP de Bilbao, que exigió la dimisión del diputado foral de Obras y la concejal de Circulación por su actuación "negligente por no ser capaz de poner algún dispositivo de seguridad o un semáforo en un paso de cebra que está dando muchísimos problemas". El portavoz popular, Antonio Basagoiti, opinó que la edil Ibone Bengoetxea "tenía que haber puesto el semáforo" o exigirlo a la Diputación.

Sobre Melero, señaló que en 2000 era el presidente del consejo de distrito que aprobó instalar el semáforo, pero "no lo ha hecho". A juicio del edil popular, el consistorio "sabía que hacía falta hacer algo, porque había atropellos todos los días, porque se lo habían dicho los vecinos y el consejo de distrito, pero también lo sabía la Diputación y no hizo absolutamente nada".

Sin aludir al reposnable popular Bengoetxea y Melero señalaron al final de su comunicado, difundido horas después de la comparecencia de Basagoiti, que "no se debe aprovechar el dolor y los momentos de angustia que está pasando una familia y un barrio para otros intereses que no sean los propios de buscar soluciones para la ciudadanía".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de enero de 2006