_
_
_
_

Israel intenta evitar ataques desde Gaza convirtiendo en campo de tiro la zona norte de la franja

La Operación Cielos Azules contra los cohetes Kassam se puso en marcha y desde las seis de la tarde de ayer [las cinco en la España peninsular] los palestinos que permanezcan en la llamada "área de exclusión aérea", en el norte de la franja de Gaza, "están en situación de peligro", según se dice en los miles de octavillas que esparcieron ayer los helicópteros israelíes. El Ejército ha pedido a los habitantes que abandonen "por un periodo determinado de tiempo" esa zona, cuya entrada queda prohibida.

La aviación israelí no esperó mucho y sólo tres minutos después del plazo dado a los palestinos dispararon tres misiles contra espacios abiertos en el norte de la franja de Gaza. Según un portavoz del Ejército, "a partir de ahora, todo aquel que se encuentre en esa zona será considerado sospechoso de terrorismo y puede ser atacado". El mensaje no atemorizó a los milicianos palestinos que ayer lanzaron un cohete Kassam que cayó cerca de Sderot, en Israel. Un militante de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, que había resultado herido en el ataque de las fuerzas israelíes, falleció anoche en el hospital de Yabalia.

La advertencia israelí fue trasladada a las fuerzas de seguridad de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que tienen apostados agentes en las ruinas de lo que fueron las colonias de Elei Sinai, Nitsanit y Duguit. Oficiales israelíes se reunieron con sus homólogos palestinos y les mostraron el mapa que indica la zona en la que el Ejército israelí intensificará sus acciones. La intención es "limpiar" la zona que utilizan los milicianos palestinos para lanzar sus proyectiles. En otras palabras, si se cumplen las previsiones más pesimistas, esos 4,5 kilómetros del norte de la franja se convertirán en un campo de tiro. "No amenazamos; sólo avisamos de que vamos a atacar a los terroristas, por lo que les recomendamos que se alejen de allí", dijo un portavoz del Ejército. ¿Hasta cuándo? Nadie lo sabe.

En los panfletos israelíes distribuidos ayer, al margen de un mapa, hay un mensaje directo a los habitantes palestinos que no tienen que ver con los ataques de Yihad Islámica y otros comandos vinculados a Al Fatah: "Quien no atienda a nuestro aviso, pone su vida en peligro real. Debéis saber que los grupos terroristas os han convertido en su escudo humano y perjudican vuestros intereses".

La ANP avisó ayer de que, "pese a que es una zona sin localidades pobladas, hay familias que viven de la agricultura. Esta medida israelí provocará un aumento de la escalada de violencia". En una primera reacción, Yihad Islámica aseguró que "continuará la lucha armada y valiente contra las agresiones israelíes".

La tensión se extendió a la frontera con Líbano. Tras un ataque de cohetes Katiushas contra dos ciudades israelíes lanzados desde el sur de Líbano por miembros del Frente Popular para la Liberación de Palestina-Comando General, la aviación israelí bombardeó un campo de entrenamientos de este grupo, cerca de Beirut.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_