Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido en Beirut un sirio sospechoso de asesinar al diputado y periodista libanés Gibran Tueni

La Justicia libanesa ha detenido ayer al primer sospechoso en la investigación del asesinato, el pasado día 12, del diputado y periodista Gibran Tueni. Abdel Kader, sirio de 30 años, está acusado de hacer varias llamadas telefónicas, desde el comercio que gestiona, antes y después del atentado que costó la vida a Tueni, informaron fuentes de la Fiscalía militar de Beirut.

Abdel Kader tiene un comercio de ferretería en el barrio beirutí de Mekalis, en el sureste de la capital libanesa, a pocos metros del lugar del atentado. El pasado 12 de diciembre, una bomba colocada al paso del vehículo de Tueni, director del periódico An Nahar y feroz crítico del régimen sirio, acabó con su vida y la de sus dos guardaespaldas. Abdel Kader fue detenido después de ser interrogado por el fiscal Rachid Mizher, que emitió la orden de arresto basándose en las llamadas telefónicas realizadas por Abdel Kader.

La muerte de Tueni, de 48 años, es el cuarto asesinato político del año que gran parte de la clase política libanesa atribuye a Siria. Desde que el ex primer ministro de Líbano, Rafik Hariri, fue asesinado el pasado 14 de febrero, el escritor y periodista Samir Kasir y el ex dirigente comunista Georges Hawi también perdieron la vida en atentados con coche bomba. Los ministros Maruan Hamade y Elias Murr, y la presentadora de televisión May Chidiac salieron ilesos de intentos de asesinato. Todos eran críticos con el régimen sirio del presidente Bachar El Asad. Las autoridades de Damasco condenaron esos atentados y siempre negaron su implicación.

La comisión de investigación de la ONU sobre el asesinato de Hariri concluyó, sin embargo, en sus dos informes -el último fue entregado el pasado día 12- haciendo responsables a altos funcionarios sirios. Una quincena de atentados sacudieron Líbano desde que, en abril pasado, Siria retirase los 15.000 soldados que mantenía en el país de los cedros, poniendo así fin a la tutela que de hecho ejercía Damasco sobre Líbano. La fiscalía militar de Beirut no comunicó más detalles sobre la detención de Abdel Kader, aunque sí se sabe que el juez Mizher dictó órdenes de arresto contra otros sospechosos aún no identificados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de diciembre de 2005