_
_
_
_
_
ESPACIO | Exploración planetaria

El análisis de los datos del 'Opportunity' cuestiona el pasado húmedo de Marte

Al poco de llegar al suelo de Marte, en enero del año pasado, el robot de la NASA Opportunity dio la campanada al encontrar indicios geológicos que, según los científicos de la misión, de una historia de agua abundante en Marte. La conclusión fue que habría existido un gran mar o un lago en la zona ecuatorial, hace millones de años, aunque, probablemente, de forma intermitente. Las claves estaban en el hallazgo, mediante los detectores del vehículo robot, de compuestos minerales (sulfatos) y estructuras geológicas cuya formación se asocia normalmente a la presencia de agua.

Ahora, unos científicos estadounidenses han vuelto a analizar esos datos clave y cuestionan seriamente aquella interpretación del pasado húmedo de Marte. Proponen, sin embargo, explicaciones alternativas para la presencia de esos compuestos y de esas formaciones geológicas: el vulcanismo y el impacto de meteoritos. Sus estudios se presentan en el último número de la revista Nature. Las conclusiones reducen notablemente el margen de posibilidades de existencia de vida en el planeta rojo en algún momento del pasado, asociada a la presencia de agua líquida, como cabía especular con la otra interpretación de la información aportada por el Opportunity.

Son dos los científicos que han reanalizado los datos. Por una parte Thomas McCollom y Brian M. Hynek (Universidad de Colorado) sostienen que los depósitos minerales que el robot encontró en la zona de Marte ecuatorial donde descendió, Meridiani Planum, podrían haberse formado a partir de cenizas volcánicas alteradas por pequeñísimas cantidades de agua ácida y dióxido de azufre, un gas volcánico.

Este proceso geoquímico exigiría la presencia de muy poca agua y durante muy poco tiempo, dicen los científicos. "Nuestro estudio indica que aquello fue probablemente más parecido a algunas zonas de Yellowstone [en EE UU], Hawai o Italia que al Gran Lago Salado", afirma McCollom. Ésta hipótesis "evoca un medio ambiente considerablemente menos favorable para la actividad biológica en Marte que las interpretaciones propuestas con anterioridad", concluyen los dos científicos en Nature.

A la vez, el grupo de la Universidad de Arizona y del Laboratorio Nacional de Los Álamos, liderado por Paul Knauth, explica en Nature que la estructura de capas que encontró el Opportunity y que se interpretaron como probables depósitos de un entorno de agua encajan en un escenario alternativo.

La distribución de fragmentos de roca, sales, hielo y sulfuros, dicen los científicos, podría ser el resultado del impacto de un meteorito, proponen estos investigadores. Indican incluso que la zona de capas que atravesó el Opportunity podría haberse originado en el impacto que generó el cercano cráter Schiparelli, de 450 kilómetros de diámetro, sin tener que recurrir a "la existencia de mares someros, lagos o acuíferos próximos a la superficie", apunta el especialista Mark A. Bullock en su comentario en Nature sobre los nuevos análisis.

Fotografía de una zona de sedimentos rica en compuestos de azufre fotografiada por el robot <i>Opportunity</i> en Marte.
Fotografía de una zona de sedimentos rica en compuestos de azufre fotografiada por el robot Opportunity en Marte.NASA / JPL / CALTECH / U. CORNELL

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_