Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La jornada laboral en España es de las más largas y menos productivas

Los españoles duermen 40 minutos menos que el promedio del resto de los europeos

España es el quinto país de la UE con peor productividad por empleado, apenas superado por Portugal, Grecia, Alemania y Holanda. Racionalizar los horarios es clave para mejorar los resultados, según el estudio España, en hora europea presentado ayer por la comisión nacional para la racionalización de los horarios. Para dar el ejemplo, el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, anunció que a partir del 1 de enero los empleados públicos terminarán su jornada laboral a las 18.00.

Flexibilizar los horarios, limitar el tiempo dedicado a la comida, dormir más horas y adecuar los horarios oficiales y comerciales a las necesidades de los ciudadanos son algunas de las propuestas concretas del libro blanco encargado por el Gobierno a la comisión nacional para la racionalización de los horarios españoles.

"No debemos confundir el trabajar con estar en el lugar de trabajo", advirtió el presidente de la comisión, Ignacio Buqueras y Bach, pues España es uno de los países europeos que más horas dedica al trabajo y donde la productividad es más baja (ver gráfico). Para ello, el libro blanco apuesta por implantar una estructura de trabajo por objetivos y no por tiempo de estancia, lo que implica una mejor gestión de los recursos humanos, motivar a los trabajadores e implantar nuevas tecnologías.

Una de las medidas recomendadas es establecer una hora de salida exacta o "política de luces apagadas", lo que ayudaría a que los empleados desarrollen su capacidad de gestionar mejor su tiempo. El coste de esta reducción horaria "no sería mayor que el que tuvo el cambio de la peseta al euro", aseguró Buqueras.

Otras opciones son jornadas flexibles, por ejemplo, en las que los empleados decidan la hora de comenzar y terminar, siempre y cuando trabajen las horas acordadas; trabajar más horas un día y tener más tiempo libre otro, o ahorrar el tiempo de la comida para salir antes.

Además, "tener un buen horario aporta mayor satisfacción al trabajador que tener un buen sueldo, sobre todo en el caso de las mujeres", dice el estudio.

Los españoles duermen 40 minutos menos que el promedio del resto de los europeos, lo que representa otro obstáculo para el logro de una mayor productividad, según el informe. "Somos líderes europeos en accidentes laborales, de tráfico y domésticos, y es que dormimos menos", dijo Buqueras.

El informe pide también que las administraciones ayuden al pequeño comercio a "modernizarse y adaptarse a las necesidades horarias de sus clientes".

"Para dar ejemplo" en el mejor uso del tiempo en el trabajo las administraciones públicas pondrán en marcha el Plan Concilia el próximo 1 de enero, según informó"el ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla.Los empleados públicos saldrán, con carácter general, a las 18.00 horas, una hora antes que ahora, y tendrán flexibilidad para organizar su jornada. Según Sevilla, el objetivo de igualar los horarios españoles a los europeos es "hacer lo mismo en menos tiempo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de diciembre de 2005