Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

100 años de la 'Biblia de Hollywood'

Cumple un siglo la revista 'Variety', símbolo de la cultura estadounidense y una de las publicaciones cinematográficas más influyentes

No ha pasado mucho tiempo desde el primer centenario del cine para que el medio se apunte ahora a otra celebración, en este caso la de la revista Variety, la 'Biblia de Hollywood'. Como bromea un anuncio de los estudios Universal publicado con motivo de este aniversario, cuando el cine todavía estaba perfeccionando su arte, Variety ya ofrecía su cobertura. Poco ha cambiado desde entonces a juzgar por los típicos despertares de esta industria, donde cualquiera que se crea algo dentro de Hollywood, que aspire a cambiar, mejorar o simplemente a recaudar fortuna en la meca del cine tiene antes que saber qué dice esta revista y, si es posible, ver impreso en ella su nombre en letras cuanto más grandes, mejor.

"Mientras que el medio ha cambiado mucho en los últimos 100 años, Variety es la única publicación cuya presencia y entrega a la cobertura del mundo del espectáculo se ha mantenido de manera continua y garantizada", indicó el presidente y editor de esta publicación, Charles C. Koones, con motivo del aniversario.

Su nacimiento tuvo lugar en Nueva York el 30 de agosto de 1905. Se trataba de la primera publicación dedicada en su totalidad al mundo del espectáculo aunque en aquel entonces la información sobre el cine competía con las noticias del ámbito teatral y, en concreto, de Broadway. El equilibrio se fue rompiendo y aunque la publicación sigue cubriendo todo lo que se considera el mundo del espectáculo, incluidos también la radio, la música, la televisión, el vídeo, el DVD y, progresivamente, las nuevas tecnologías, el cine es el que se lleva los titulares. También han aumentado los formatos y el primer Variety (a cinco centavos de dólar, precio de portada) se ha desdoblado en el Daily Variety, de lunes a viernes, con sus ediciones para Nueva York y Los Ángeles, además del Variety semanal. Y desde 1998 también está su página de Internet (variety.com), que, junto con las últimas noticias del gremio, permite el acceso a un banco de datos donde aparecen críticas de la revista que datan de 1914. "Variety es en sí misma un icono de la cultura americana", subraya Koones.

100 nombres

Por esa misma razón, entre las celebraciones con las que esta revista ha ido perlando su año centenario, la piedra de toque es el número especial dedicado a Los iconos del siglo, una lista de 100 nombres del cine, la televisión, la música, el teatro y la radio que la publicación preparó durante los últimos nueve meses. Los Beatles encabezan el producto de esta gestación que en sus 10 nombres más destacados ha incluido, en orden alfabético, a Louis Armstrong, Lucille Ball, Humphrey Bogart, Marlon Brando, Charlie Chaplin, James Dean, Marilyn Monroe, Mickey Mouse y Elvis Presley.

El resto de la lista, también en orden alfabético, es tan variada como discutible. Está Pedro Almodóvar pero no está Luis Buñuel. Está Lassie pero falta Pink Floyd. No faltan Marlene Dietrich, Frank Sinatra y Alfred Hitchcock. Lo cierto es que todos los que están son, y quizá podría haber más si nos fijamos en los nombres que a lo largo de su historia han pasado por las páginas de esta publicación que cuenta con distribución en 84 países y está considerada como la principal del gremio.

A estas alturas son muchas más las revistas especializadas en esta industria. Entre ellas, The Hollywood Reporter, que este año cumple su 75º aniversario con menos fanfarria pero el mismo tipo de listados; la británica Screen International, Back Stage West, dedicada a informar a los actores de posibles ofertas laborales, o Televisión Weekly, entre otras. Pero, como afirma Koones, barriendo para casa de su editorial, aunque existen otras publicaciones, "que a menudo han desaparecido, el tiempo sólo ha aumentado la distancia entre la Biblia de Hollywood y cualquier otro en el medio".

Es el momento del autobombo y de darse palmaditas en la espalda y ningún estudio se ha querido perder la oportunidad de celebrar con Variety este marcado cumpleaños. Saben que luego necesitarán de sus páginas para hacerse eco de sus informaciones. Como declaró la redactora ejecutiva de Variety Elizabeth Guider en un seminario sobre periodismo y publicidad en el mundo del espectáculo, "aunque todos somos periodistas, también tenemos espacio que llenar, reportajes que completar, y hay mucha gente ahí fuera que no conocemos y está claro que queremos llegar a esa gente que son noticia". "Vosotros nos ayudáis en esa labor", añadió en referencia a los publicistas o portavoces de los estudios, "pero nunca creáis que estamos todos en el mismo barco cuando se trata de una exclusiva".

Publicidad

Como el resto de las publicaciones del gremio, Variety navega en esas peligrosas aguas donde lo que es noticia y lo que es publicidad se dan la mano. De hecho, una de sus mayores fuentes de ingresos está en la llamada temporada de premios, donde la revista reparte gratuitamente sus ejemplares entre todos los miembros de la profesión con derecho a voto para ver así infladas sus páginas por la ingente cantidad de publicidad que compran los estudios para vender de esta forma sus posibles aspirantes al Oscar entre los académicos.

A principios de mes, Variety celebró una gran gala que reunió a todo Hollywood en la central de correos de Beverly Hills. Una fiesta a la que hizo la competencia la misma publicación en el popular Sardi de Nueva York en un gran espectáculo al que asistió Syd Silverman, el nieto de 73 años del fundador de la revista, y a la que sólo invitó a aquellos que trabajaron en la publicación cuando la llevaba su familia hasta su venta, en 1987, al grupo RBI, uno de los mayores conglomerados de la edición en Estados Unidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005