_
_
_
_

Clos revisará las ordenanzas de aquí a un año "si no van bien"

El alcalde de Barcelona, Joan Clos, se comprometió ayer a revisar las controvertidas ordenanzas de civismo si en un año se comprueba que la nueva normativa "no va bien". Clos también aseguró que quiere aprobar las ordenanzas la semana próxima, en el último pleno del año. "Llevamos mucho tiempo hablando de esto", consideró. Así respondía a algunos colectivos -por ejemplo, asociaciones de vecinos y entidades sociales- que el lunes pidieron, en la audiencia pública que se celebró en el Ayuntamiento, la supresión del proyecto.

Clos aseguró que determinados colectivos han hecho una "interpretación tremendista" de algunos artículos de las ordenanzas, sobre todo de los que se refieren a los mendigos o al ejercicio de la prostitución en la calle. El objetivo de la futura norma, agregó el alcalde, no es perseguir a estos colectivos, sino "reprimir las conductas de explotación sobre ellos", que llevan a cabo especialmente "mafias internacionales". "Somos un gobierno de izquierdas y nuestro primer objetivo es defender a las personas más débiles", declaró.

Clos hizo balance ayer de los proyectos de equipamientos que el consistorio ha tramitado este año. El alcalde dijo que estos datos reflejan qué modelo de ciudad anhela el Ayuntamiento: Que cada uno de los más de 70 barrios cuente con una "isla de equipamientos" como mercado, guardería, escuela de primaria, centro cívico, biblioteca y geriátrico.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_