OPINIÓN DEL LECTOR
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Más de la M-501

En carta de EL PAÍS del 1 de diciembre, la representante de la plataforma ecologista Sierra Oeste alega que el desdoblamiento de la carretera M-501 tiene detrás un interés especulativo y manipulador, y pone como ejemplo que el día 9 de noviembre no se produjeron atascos en dicha carretera y sí en otras de la Comunidad de Madrid. Ante esta afirmación, el firmante de esta carta, harto de oír tantos disparates y sinrazones acerca del desdoblamiento la M-501 y como sufridor durante 40 años de esta carretera, podría contarle a la señora ecologista que si cada vez se producen menos atascos es debido a que estamos tan hartos de tardar dos horas en recorrer 90 kilómetros los fines de semana que hemos optado por salir a horas intempestivas, ir por otras carreteras (M-503) a pesar de hacer más kilómetros o, directamente, no ir los fines de semana a los pueblos donde tenemos la segunda vivienda.

Por si esto le parece poco, durante todos estos años, y debido a las múltiples curvas sin peraltar, badenes, pésima señalización, rotondas donde menos te lo esperas y demás maravillas de la M-501, he visto morir o quedar malheridos a muchos amigos y conocidos, la mayoría en plena juventud. Los ecologistas alegan que el desdoblamiento sólo traerá especulación. Y yo me pregunto: ¿qué intereses mueven a los ecologistas para llevar a cabo la campaña antidesdoblamiento que están haciendo? ¡Maravilloso país este en el que cada vez que se habla de desdoblar carreteras y llevar el progreso a zonas dejadas de la mano de Dios durante años, aparecen manadas y manadas de animales en extinción! ¡Dentro de poco, los que estaremos en extinción seremos los usuarios de la M-501.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS