Cartas al director
i

Petición de una víctima del 11-M

En calidad de psicólogo y terapeuta, vengo atendiendo hace más de un año a un paciente afectado por múltiples lesiones en los atentados del 11-M. Su recuperación es lenta y desde la dimensión emocional que vive le gustaría identificar al hombre que le atendió y acompañó hasta las ambulancias en aquellos trágicos momentos. No pudo verlo porque una de las lesiones -felizmente superada ahora- fue la pérdida de la vista por quemadu-ras en la cara, aparte de otras partes del cuerpo. No sabe quién fue ni cómo se llama porque ninguno dio su nombre al otro. Sólo pretende poder conocerlo y agradecerle en persona cuanto hizo para que hoy viva, aunque con muchas secuelas.

Mi paciente (E. para mantener la privacidad), un hombre de 39 años en aquella fecha, vestía un chaquetón oscuro y un pantalón verde hecho jirones. Todo fue en la estación de Santa Eugenia ya que E. acababa de subir y situarse en el extremo opuesto del vagón en que estalló una de las bombas. La persona que le atendió subió al vagón con evidente peligro para su vida y lo agarró llevándole como pudo a través del andén, pasadizo, salida y rampa hasta llegar a una ambulancia. Lo que hablaron fue escueto en aquellos momentos. E. se agarraba a su ayuda como a la única manera de salvarse pidiendo que no lo abandonase, quien a su vez, pisando quién sabe qué, le animaba a salir con él.

E., tras el proceso seguido hasta este momento, desea conocer a esta persona a través de mí ya que facilito a usted mis datos personales y profesionales para establecer cualquier contacto de la forma que valore más conveniente en el caso de encontrar a quien buscamos.

Quien pueda dar alguna pista de tal persona ofrecerá un inestimable apoyo psicológico a mi paciente en el trabajo emocional que está llevando a cabo cuando se encuentra en plena lucha por superar las innumerables secuelas del atentado sufrido, trabajo en el que trato de ayudarle totalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 05 de diciembre de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50