Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacchi también se va

El director del Real Madrid abandona "por motivos personales" un día después que Luxemburgo

Arrigo Sacchi, director de fútbol del Real Madrid, se va del club, según anunció anoche Real Madrid Televisión durante su programa Minuto 91. La marcha del técnico italiano, "por motivos personales", se produce sólo un día después de la destitución del brasileño Vanderlei Luxemburgo como entrenador del equipo. Hoy, a las nueve de la mañana, una hora más en Atenas, donde está la expedición madridista para jugar esta noche el equipo contra el Olympiakos en la Liga de Campeones, el vicepresidente Emilio Butragueño dará una conferencia de prensa en la que explicará la marcha.

Sacchi, otra de las apuestas del presidente Florentino Pérez, que también estaba en Atenas desde ayer, fue nombrado director de fútbol del Real Madrid el 21 de diciembre del año pasado, el mismo día en el que Emilio Butragueño fue nombrado vicepresidente. El entrenador entonces era Mariano García Remón, tras la precipitada huída de José Antonio Camacho.

Sacchi se marchará del Real Madrid "por motivos personales". El técnico ya comunicó al club su intención de abandonar su puesto 15 días antes del encuentro contra el Barcelona. Florentino Pérez, presidente del club, calificó a Sacchi el día de su nombramiento como un auténtico enfermo del fútbol y un tipo que vive su profesión las 24 horas del día. El objetivo del presidente era entonces que el club se profesionalizase y se organizase "a un nivel más acorde al mundo del fútbol". Sacchi tenía un contrato indefinido y su puesto fue calificado entonces por Florentino Pérez como "permanente".

Sacchi llegó para encargarse, según dijo el presidente madridista, de todo lo referente a la primera plantilla y a la cantera, tan criticada y olvidada desde la marcha de Vicente Del Bosque. En un principio pudo parecer que el técnico italiano podía venir como un repuesto para García Remón, pero llevaba cuatro años apartado de los banquillos, saturado, y no fue así. Estuvo siempre en la sombra.

El Gato de Odessa, ayudante de Camacho que tuvo una oportunidad soñada, al igual que sucede ahora con Juan Ramón López Caro, el técnico ascendido del Castilla, fue ratificado como entrenador y Sacchi, poco después de su llegada, tras vencer el Sevilla de Joaquín Caparrós en el Bernabéu, se apresuró a decir que no era un "mago". Pero reconoció que el equipo estaba "dando menos de lo que podría dar y que había que recuperar un fútbol que ilusionase".

Mostró, de todas formas, su apoyo a García Remón, pero una semana después apareció con Butragueño para confirmar y avalar el fichaje de Vanderlei Luxemburgo. Ahora, tras su despido, le ha seguido la estela, aunque por propia iniciativa.

La crisis que estalló una vez más en aquel momento, se reproduce. En apenas 24 horas se ha descabezado nuevamente el cuerpo técnico, desde el entrenador al director de fútbol. Todo el entramado. Y el nombramiento de López Caro ya se ha dicho que es provisional. La situación general del Madrid sigue todavía más en el aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2005