Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"¿Por qué no ha venido a Atenas?"

La ausencia de Arrigo Sacchi en la expedición del Madrid a Atenas, justificada por fuentes del club con un lacónico "tenía trabajo en Madrid", resultó sorprendente. Por mucho que el partido ante el Olympiakos no tuviera trascendencia alguna, ya sonaba extraño que el director deportivo del club, fichado a bombo y platillo por Florentino Pérez hace apenas un año "con contrato indefinido", en palabras del presidente, se borrara de la lista con la que estaba cayendo.

Así que la pregunta fue recurrente. ¿Por qué no ha venido Sacchi? Y la respuesta, también: "Está trabajando". Quizá Pérez, cuando aterrizó en la capital helena en un jet privado, al margen del vuelo oficial de la expedición, ya sabía que el hombre en el que había confiado para levantar su proyecto le iba a abandonar tan pronto. Quizá las llamadas que hacía, y que recibía, mientras veía entrenarse al equipo en el estadio del Olympiakos, tenían que ver con un adiós que nadie de la expedición esperaba.

MÁS INFORMACIÓN

Al finalizar la sesión, y de manera no menos sorprendente, se informaba a los medios de comunicación de que hoy martes, Emilio Butragueño, el vicepresidente, convocaba una conferencia rueda de prensa para primera hora de la mañana. ¿Cuál es el motivo?, se preguntó a los responsables de comunicación del club. No hubo respuesta. La contestación tuvo que venir desde Madrid. Primero, desde su canal de televisión y luego en su página web: "Arrigo Sacchi abandonará el Real Madrid a finales de este año 2005. Así se lo comunicó al presidente de la entidad, Florentino Pérez, dos semanas antes del pasado Real Madrid-Barcelona. Asegura que ha sido muy feliz en el Real Madrid, motivo por el cual ha querido completar este año al frente de su parcela de responsabilidad deportiva, pero que razones familiares le impulsan a adoptar esta decisión, que el propio Florentino Pérez comunicó a la Junta Directiva este pasado domingo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de diciembre de 2005