Reportaje:FÚTBOL | Decisión drástica en el Bernabéu

Luxemburgo se va con su guardia pretoriana

El club despide al equipo de confianza que el entrenador destituido se trajo de Brasil

La junta directiva del Real Madrid se deshizo ayer de cinco brasileños, no sólo de Vanderlei Luxemburgo. Marcos Teixeira, Paulo Campos, Antonio Mello y Patricia Teixeira eran algo más que los ayudantes del técnico defenestrado. Formaban el núcleo duro en que Luxemburgo apoyaba sus decisiones y su quehacer diario.

Emilio Butragueño, vicepresidente del Real Madrid, confirmó ayer la marcha de Luxemburgo y su cohorte. "Teniendo en cuenta que llevan trabajando mucho tiempo juntos es normal. Además, Juan Ramón vendrá con su equipo", aseveró Butragueño en referencia a López Caro.

Marcos Teixeira fue el segundo de Luxemburgo desde que aterrizaran juntos en Barajas hace menos de un año, el 30 de diciembre pasado. Marquinho era el responsable de discernir, a través de cientos de vídeos editados, el juego de los contrarios. También se le ha visto conectado a un walkie talkie, informando a Luxemburgo de los errores tácticos. Pero sobre todo destaca como el hombro sobre el que Luxemburgo lleva apoyándose desde que dirigía en 1982 al Campo Grande de la Tercera División de Río.

Más información

Patricia, otra integrante de la familia Teixeira, ha sido la primera nutricionista de la historia del Madrid. Prima de Marquinho, se pasó el año vigilando los hábitos alimenticios de los jugadores. Por si la cosa no funcionaba, mandó cartas a las madres de los futbolistas que ignoraban la dieta. Antonio Melo, un trotamundos del balón, es un fiel partidario de los entrenamientos con balón. Luxemburgo justificó su presencia para trabajar el físico de forma personalizada, según las características de cada miembro de la plantilla.

El que menos tiempo llevaba en Madrid era Paulo Campos. El ayudante de campo de Luxemburgo llegó en verano y tuvo que pedir disculpas a Guti tras insinuar que se había inventado una lesión para no jugar contra el Barça.

El nuevo entrenador del Madrid se encontrará un vestuario con marcado acento portugués. Con ritmos brasileños, claro: Robinho, pupilo de Luxemburgo en el Santos, Ronaldo, Roberto Carlos -Luxa fue su padrino de boda- y Baptista. Cicinho, lateral derecho del Sao Paulo, firmó en agosto un contrato por tres años con el equipo madrileño, adonde llegará en teoría en enero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de diciembre de 2005.

Lo más visto en...

Top 50