Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francesc Cabana evoca los años del estraperlo en Cataluña en su último libro

El último libro del historiador detemas económicos, Francesc Cabana, Els anys de l'estraperlo. Cròniques d'un possible empresari barceloní, 1939-1954 (Proa), comienza con el retorno a Barcelona, tras la Guerra Civil, de un empresario catalán dedicado a la industria del algodón. Es un personaje ficticio ideado por el autor a partir de la suma de muchos de los empresarios que ha conocido o estudiado a lo largo de su vida. A través de este miembro de la alta burguesía catalana, Cabana nos acerca a los años en los que la política económica de Franco dio paso a la aparición de un mercado negro en el que se especulaba con los precios de los productos de primera necesidad.

La obra está a caballo entre la ficción y la crónica histórica ya que, salvo el personaje principal, los hechos narrados son reales y los datos que maneja el autor están documentados. Cabana (Barcelona, 1934) ha publicado diversos estudios sobre la historia y la economía catalana reciente, como 37 años de franquismo en Catalunya, y ese bagaje, sumado a la consulta de diversos diarios de la época, le ha permitido escribir el libro. "Por otro lado", señala el historiador, "describo años vividos y hay cosas que no hace falta leerlas, como las restricciones eléctricas o el racionamiento de alimentos". Aun así, considera que "nunca podrá escribirse una historia del estraperlo con exactitud ya que, aunque todo el mundo sabía que existía, no se pueden contabilizar los sobres con dinero que recibía la Administración franquista" a cambio de favores.

La narración comienza en 1939, cuando el algodonero José Mitjavila, recupera su fábrica tras la Guerra Civil y reanuda su actividad. Ese mismo año, se establece de manera oficial el racionamiento de alimentos en toda España y una ley destinada a fijar el precio de los productos de primera necesidad para que estén al alcance de toda la población. Estas medidas, junto con la escasez de comida, favorecen la aparición de un mercado negro en el que unos cuantos acumulan productos para venderlos a precios superiores a los marcados. En el libro, Cabana cuenta cómo la alta burguesía catalana, que en su mayoría se había enriquecido con el negocio del algodón, también se beneficiaba del estraperlo al conseguir favores del Gobierno gracias a sus relaciones públicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de diciembre de 2005