Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Al menos 300.000 personas siguen sin luz en Tenerife tres días después de la tormenta

Los alcaldes de Santa Cruz y La Laguna critican a la compañía Endesa por la falta de previsión

Las secuelas de la tormenta tropical Delta, que el lunes pasó por Canarias con ráfagas de hasta 200 kilómetros por hora, se agravaron ayer en varios municipios de la isla de Tenerife, que han comenzado a sufrir cortes en el suministro de agua potable dado que las turbinas que abastecen el sistema municipal no reciben energía. El apagón general que padecen el área metropolitana (conformada por los municipios de Santa Cruz, la Laguna, Tegueste y El Rosario) y otros puntos de la isla afecta a 77.000 abonados. Calculando una media de cuatro personas por vivienda afectada, cerca de 300.000 vecinos se hallarían todavía sin luz en Tenerife. Algunos alcaldes han acusado a la eléctrica Endesa de falta de previsión.

Unas 100.000 personas carecían ayer de agua potable. El cero eléctrico también ha afectado a la telefonía móvil y fija, y a los sistemas de control de tráfico. Los colegios Santa Cruz de Tenerife, La Laguna, Tegueste, El Rosario, Güímar, Arafo, Candelaria y Fasnia seguían cerrados. Sólo servicios esenciales como hospitales, ayuntamientos, policías y centro coordinador de emergencias tienen luz. Paradójicamente, los efectos de la tormenta no han afectado a la actividad turística en ninguna de las islas, que se desarrolla con normalidad.

La ciudad está desconocida, como un eterno domingo lúgubre que ha durado más de 72 horas. La compañía Endesa ideó ayer un sistema de rotación del fluido eléctrico entre los barrios de la ciudad, con el que pretendía que, al menos, los hogares tuvieran unas horas de luz al día, en especial para preservar los alimentos en los frigoríficos, hacer algunas coladas, y permitir el baño de mayores y niños en lugares equipados con termos eléctricos. La situación en algunos núcleos es tan desesperada que los alcaldes de Santa Cruz de Tenerife y La Laguna, Miguel Zerolo y Ana Oramas (ambos de Coalición Canaria), ya han cargado las tintas contra la empresa eléctrica que opera en las islas en carácter de monopolio, a la que acusan del "sufrimiento" que padecen decenas de miles de sus vecinos. "Aquí parece que han caído cientos de bombas", declaró la alcaldesa de Güímar, Vicenta Díaz. El Grupo Popular en el Parlamento de Canarias ya ha anunciado que presentará una solicitud de comparecencia del presidente Adán Martín para que "explique por qué Endesa nos ha dejado tirados".

Cacerolada en La Laguna

Unas 150 personas salieron hacia las siete de la tarde de ayer a las calles de la zona céntrica del municipio de La Laguna para pedir con una cacerolada el restablecimiento del suministro eléctrico.

Los más de 130 operarios que Endesa asegura haber desplazado desde la Península se han centrado en crear un corredor alternativo que burle la avería producida por las cinco torres de 40 metros de altura y 20.000 kilos de peso que el viento dobló por la mitad. Esta especie de bypass consiste en utilizar 11 kilómetros de cable aislado para transportar energía desde Caletillas hasta el área metropolitana. Los cables se fijarán al suelo, paralelos a la autopista TF-1, hasta alcanzar la primera de las torretas que resistió el embate de vientos. Según los responsables de la compañía, el suministro podrá restablecerse completamente a partir este fin de semana.

El consejero de Presidencia del Gobierno autónomo, José Miguel Ruano, señaló que la prioridades restablecer el suministro de agua. El alcalde de Santa Cruz de Tenerife aseguró que no entiende la situación de apagón en que está sumida la ciudad desde el lunes por la tarde. "Santa Cruz de Tenerife no puede estar", afirmó Zerolo, a expensas "de un monopolio que no garantiza el suministro eléctrico cada vez que hay problemas graves", declaró a Efe.

La situación general en el archipiélago vuelve muy lentamente a la normalidad. Los puertos y aeropuertos están plenamente activos, al igual que la industria turística, pero aún permanecen cerradas siete carreteras (en Gran Canaria, Tenerife y La Palma), y la telefonía móvil sigue estancada, a la espera de que los repetidores reciban energía. En Lanzarote están afectadas el 19% de las líneas, el 5% en Fuerteventura, La Palma y Gran canaria, el 20% en Tenerife, el 80% en La Gomera y el 19% en El Hierro.

En muchos supermercados de la isla han retirado carnes y pescados de sus congeladores por haberse roto la cadena de frío. Los estantes que ofrecían velas, baterías y linternas han quedado vacíos.

El presidente del Gobierno canario, Adán Martín Menis, se reunirá hoy con los presidentes de los siete cabildos insulares, para evaluar los daños producidos por la tormenta tropical Delta, con objeto de aclarar si se solicita la clasificación de zona catastrófica solamente para las zonas agrícolas o también para núcleos más amplios. Martín Menis mantuvo "una larga conversación" el martes con el rey Juan Carlos, a quien informó de la situación del archipiélago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005