Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell veta la entrada de un dirigente de Batasuna en la Eurocámara

Pernando Barrena no pudo asistir a un encuentro con nacionalistas

Josep Borrell ejerció ayer sus facultades como presidente del Parlamento europeo para impedir la entrada en la Eurocámara de Pernando Barrena, dirigente de la ilegalizada Batasuna. El acto en que iba a participar Barrena, la presentación de la Mesa para el Acuerdo constituida en el País Vasco por varias docenas de organizaciones, se celebró en presencia de un puñado de eurodiputados nacionalistas y regionalistas europeos.

La habitual vigilancia de guardas jurados en el acceso al Parlamento europeo estaba ayer reforzada con algunos otros funcionarios responsables de seguridad ante la posible llegada a la sede parlamentaria del líder abertzale. No hizo falta su intervención porque Barrena decidió no acudir a la cita una vez trascendió que Borrell había logrado el apoyo legal a la decisión de negarle la entrada.

El servicio jurídico de la Eurocámara aplicó un acuerdo del año pasado que consolida algunos otros anteriores, cada uno con sus propias características. En 2002 se decidió no prestar ayuda o subvención a Herri Batasuna, y cuando el partido fue ilegalizado se entendió extendida a la nueva situación la vieja medida. Para intentar arrojar luz sobre la variada casuística, en mayo del año pasado se adoptaron nuevas reglas que consolidan genéricamente todas las anteriores y que otorgan al presidente de la Eurocámara la facultad de vetar el acceso de una determinada persona por motivos de seguridad u otros.

Sin Barrena entre los visitantes, un grupo de nacionalistas vascos presentó la Mesa para el Acuerdo, constituida el pasado marzo. Begoña Lasagabaster, diputada de Eusko Alkartasuna, desvinculó la iniciativa bruselense del reciente anuncio de ETA de reclamar intervención internacional para acabar con la violencia. "Era una reunión prevista desde hace mucho tiempo. Esto no es un foro de ETA", dijo. "Lo que pretendemos es que la UE, que ha ayudado en otros conflictos, ayude también en éste".

A la presentación acudió Alec Reid, el redentorista irlandés cuya intervención fue crucial para los acuerdos con el IRA. Reid señaló que la experiencia demuestra que para resolver un conflicto, "lo primero que hay que hacer es sacarlo de las calles" y después "dialogar entre todos", lo que "incluye a los líderes de ETA".

Mientras, en Bilbao, el portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, pedía al Gobierno socialista que abandone la estrategia de "aniquilamiento" de la izquierda abertzale porque desde esas claves no es posible abordar un proceso de "superación del conflicto vasco", informa Aitor Guenaga.

"Están equivocados si piensan que manteniendo intactas las estrategias del pasado se puede construir un futuro diferente", dijo el dirigente de la ilegalizada Batasuna. Otegi participó junto a otros dirigentes de Batasuna en una concentración ante la sede del PSE tras una pancarta en euskera que decía Represión no, en alusión al macrojuicio que se celebra en la Audiencia Nacional contra el entorno de ETA.

Otegi calificó de "majadería que sólo se sostiene desde los montes más irracionales" afirmar que ETA o la izquierda abertzale están detrás del proyecto de reforma del Estatuto de Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005