Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU se ofrece al Gobierno como socio parlamentario estable en el Congreso

Mas asegura que es muy urgente introducir factores de serenidad y eficacia en la vida política

"Convergència i Unió es un factor de moderación, serenidad y eficacia en la política española como lo demuestra su reciente apoyo a la Ley Orgánica de Educación", declaró ayer en Londres el líder de CiU, Artur Mas. Esa colaboración en la gobernabilidad, que se inició con el voto de CiU a favor de los Presupuestos Generales del Estado para 2006, debería intensificarse hasta el final de la legislatura, según Mas, quien ayer desde Londres se ofreció a José Luis Rodríguez Zapatero como sostén parlamentario si el PSOE decide diversificar sus aliados en el Congreso de los Diputados.

La LOE y los Presupuestos deberían ser, manifestó Mas, el comienzo de una implicación más intensa de CiU en la gobernabilidad de España, como lo hizo con gobiernos de Felipe González y de José María Aznar. Los convergentes presentaron enmiendas a la totalidad de ambos proyectos, aunque luego las retiraron.

Mas aprovechó una rueda de prensa y una conferencia en la London School of Economics para lanzar un mensaje claro e inequívoco a los socialistas españoles, y en particular al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. El líder nacionalista catalán, en lo que se interpreta como el primer paso hacia un pacto estable con el PSOE tras las próximas generales, afirmó que CiU siempre ha estado dispuesta a participar en la gobernabilidad, y si el PSOE ha empezado a reclamar su apoyo parlamentario no se topará con una negativa. CiU está abierta al diálogo y a la negociación, siendo consciente, precisó Mas, de que el PSOE no va a romper sus alianzas con Esquerra Republicana e Izquierda Verde. De lo que se trataría es de que CiU fuera un socio estable del Gobierno en las Cortes. "El proceso ya se ha iniciado. Pero de las alianzas estrictas no podemos hablar hasta después de las elecciones" generales, manifestó.

Influencia de "los extremos"

En opinión de Mas, la "crispación y desestabilización" que vive la política española, y la catalana, es culpa de dos formaciones políticas situadas en "los extremos" del abanico ideológico: Esquerra Republicana, socio preferente del PSOE en Madrid e integrante del tripartito en Cataluña, y el PP. "Cuando la política está en manos de los extremos, todo se tambalea, con la consiguiente pérdida de estabilización, eficacia y aparición de la bronca", lamentó. Las palabras de Mas se producen después de que el pasado verano hubiera repetidos contactos entre él y Zapatero a propósito del Estatuto catalán. Ahora, apuntan desde CiU, se trata de recuperar la centralidad perdida durante el debate estatutario, en el que los convergentes mantuvieron actitudes soberanistas, desbordando en ocasiones a la propia Esquerra.

Ahora, a juicio de Mas, "es muy urgente y necesario que en la política española, sobre todo, y en la catalana, se introduzcan factores de estabilidad, serenidad y modelos de eficacia". Y a su juicio, CiU reúne todos estos elementos. "CiU ha de tener ese papel central en la política, y tiene vocación de ocupar ese espacio, porque todo ello está reñido con los extremos", recalcó. El líder de CiU comentó que si el PSOE hubiera optado por apoyarse en los nacionalistas catalanes y no en Esquerra ahora el ambiente político sería otro, mucho menos crispado, "porque el PP y ERC, al ocupar los extremos, se retroalimentan".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de diciembre de 2005