La policía acosará a los compradores de discos piratas para luchar contra los 'manteros'

Los agentes ficharán a los clientes para que el juez les cite a declarar contra el vendedor

El Ayuntamiento de Madrid ha decidido plantarle cara a la venta de discos y DVD piratas por todos los frentes posibles para acabar con la impunidad con que trabajan los manteros. Para ello ha decidido poner en marcha estas navidades un novedoso sistema para que los clientes también se sientan acosados. A partir del 1 de diciembre, a los compradores que sean pillados in fraganti les será solicitado el carné de identidad y se les informará de que podrán ser citados por la autoridad judicial para prestar declaración durante el posterior juicio contra el vendedor ilegal.

Una de las principales preocupaciones del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, a su llegada al sillón presidencial en 2003, fue el reducir la venta ambulante de discos y DVD piratas. De hecho, uno de los temas en los que se iba a especializar la Policía Municipal era la lucha contra las redes dedicadas al duplicado y la venta ilegal de música y de películas de vídeo.

Por eso, los agentes locales van a poner en marcha un novedoso sistema para también incomodar al comprador. Éste, con la legislación actual, no incumple ningún precepto, por lo que no puede ser inculpado. Sin embargo, sí se le puede "incordiar", según señalaron fuentes municipales.

La nueva táctica que empleará la Policía Municipal será la siguiente: antes de que los agentes municipales procedan a detener al vendedor de discos piratas, observarán a los compradores y, en lugar discreto, les pedirán su carné de identidad y les preguntarán si han comprado al vendedor ilegal. La mercancía que hayan comprado les será incautada, y además se añadirán los datos personales y de domicilio de esta persona al atestado policial. De esta forma, podrá ser citado como testigo durante la instrucción del caso o incluso en la vista oral que previsiblemente se celebrará posteriormente contra el mantero.

Hasta el 31 de enero

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Esta novedad será la medida estrella en la lucha contra la piratería y en defensa de la propiedad intelectual dentro de la Operación Navidad, que presentarán el próximo 1 de diciembre el alcalde de Madrid y el delegado del Gobierno en Madrid, Constantino Méndez. Se desarrollará hasta el 31 de enero, ya que en esta ocasión también estará incluido en el dispositivo de vigilancia el periodo de rebajas, que atrae a gran cantidad de personas a los lugares más comerciales de la capital, en especial, la zona Centro, según fuentes municipales.

Las navidades son precisamente el periodo en el que aumentan las ventas de los manteros. Los múltiples regalos que efectúan los madrileños hacen que muchos de ellos se decanten por la compra de material pirata. Desde hace unos años, la lucha contra estos vendedores callejeros ha sido una de las prioridades de los mandos policiales.

El método que va a implantar la Policía Municipal contra el top manta no resulta nuevo en la lucha contra la criminalidad. Los agentes locales ya hacen este tipo de actuaciones cuando detectan mercancía robada en el acto, en especial los productos procedentes de robos, como aparatos de radiocasete de coches, relojes y joyas. Los policías de paisano lo incautan. El cliente suele argumentar que ha pagado un dinero por esa mercancía, pero de poco le sirve: lo ha perdido, al igual que lo comprado.

Implicar a los clientes también es una práctica habitual del Cuerpo Nacional de Policía, sobre todo para acabar con los locales de venta de droga al por menor. En esos casos, los agentes se sitúan en puntos estratégicos y controlan la entrada y salida de clientes, a los que decomisan la mercancía. Éstos también pueden ser citados por la policía como testigos contra los traficantes, una vez detenidos éstos.

Otra de las novedades de este año es la incorporación desde el 1 de diciembre de 500 policías en prácticas que reforzarán la plantilla de las comisarías de distrito. La mejor parada saldrá la de Centro, que es la que soporta el mayor incremento de visitantes durante las fiestas de Navidad y las rebajas. Un centenar de estos agentes aumentarán la plantilla de 400 policías que prestan servicio en esta comisaría, según fuentes sindicales.

Los agentes estarán durante todo este tiempo en la calle. La mayoría proceden de Cataluña, ya que desde el pasado 1 de noviembre las labores de vigilancia que antes desarrollaba la Jefatura Superior de Policía de Cataluña han sido transferidas a la policía autonómica (los Mossos d'Esquadra).

Los nuevos policías, que aún se encuentran en prácticas, completarán en la capital su formación, ya que está previsto que juren su cargo en la Academia de Policía de Ávila a partir de principios del próximo febrero. Después serán destinados a sus puestos definitivos. De nuevo, la Comunidad de Madrid será una de las prioridades en la distribución de efectivos.

Un negocio de miles de millones

La piratería intelectual e industrial es un lucrativo negocio para los delincuentes. Así lo demuestran las cifras que consideran las autoridades policiales y de las asociaciones de autores y creadores. Y Madrid se encuentra a la cabeza de todas las comunidades autónomas en número de detenciones y de aprehensiones de material falsificado.

La lucha contra la venta ilegal de música y cine durante 2004 se saldó con un incremento del 40,9% respecto al año anterior, según el balance anual sobre piratería discográfica y audiovisual realizado por la Oficina de Defensa de la Propiedad Intelectual, dependiente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Madrid encabeza la lucha contra el fraude. La policía actuó en 3.187 ocasiones, en las que se detuvo a 408 personas y se decomisaron 1.403.931 discos compactos, casi medio millón de películas, 1.295 grabadoras y 119.585 soportes vírgenes.

Lavapiés ha sido el lugar donde la policía ha centralizado sus esfuerzos contra la piratería. De forma periódica, los agentes entran en pisos donde existen decenas de ordenadores trabajando a pleno rendimiento para duplicar discos compactos y DVD.

Los vendedores también han cambiado en los últimos meses su forma de actuar. En lugar de ponerse con las tradicionales mantas en medio de una concurrida calle, ahora prefieren llevar una pequeña muestra de su mercancía y la ofrecen a los clientes de bares y restaurantes.

La fidelidad a la zona elegida es tal que muchas veces los eventuales compradores encargan un título determinado. El vendedor ilegal se encarga de conseguirlo y de llevárselo al lugar y la hora convenidas.

Esta forma de actuar también ha hecho cambiar las intervenciones policiales. Los agentes prefieren decomisar la mercancía al vendedor, en lugar de detenerlo. Así, evitan tener que presentarlo en comisaría y hacer un cúmulo de papeleo. El daño ya está hecho, porque el dinero gastado por el mantero para comprar las copias piratas lo ha perdido y no ha recibido nada a cambio.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS