Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Confirmado el positivo de Heras por EPO

El ciclista asume el contraanálisis, que le puede costar su cuarta Vuelta y dos años de sanción, pero insiste en su inocencia

Roberto Heras es desde ayer, desde que el contraanálisis confirmó el resultado del primer análisis, oficialmente positivo por EPO en la última Vuelta a España. Después de conocer el resultado, el ciclitra, de 31 años, proclamó su inocencia -"nunca me he suministrado ninguna sustancia dopante", dijo- y mantuvo, como desde un principio, que el método utilizado para detectar EPO recombinante "no es ni preciso ni infalible". El Comité de Disciplina de la Federación Española le incoará un expediente por una falta castigada con una sanción de dos años y la pérdida del triunfo en la carrera en la que resultó positivo, su cuarta Vuelta a España. Su equipo, el Liberty Seguros, con el que le quedaba una temporada de contrato, anunció su despido.

Dos batallas se libraron ayer en el laboratorio antidopaje de Madrid. Una, la de la presunta inocencia de Roberto Heras, en la que el ciclista bejarano salió derrotado. La otra, ligada íntimamente a la primera, era la de la validez de un método puesto en entredicho tanto por las defensas de los deportistas positivos como por las vicisitudes que vivió el contraanálisis de Heras, que se alargó durante cinco días.

Por eso, cuando José María Buxeda, abogado del corredor, comunicó que, "sorprendentemente, el contraanálisis ha sido positivo", un alto ejecutivo español de la lucha contra el dopaje no pudo por menos que suspirar aliviado: "Es una gran noticia para la lucha contra el dopaje y una pésima para el ciclismo y el deporte español". Un resultado no concluyente o un negativo habrían supuesto, según las autoridades deportivas, un varapalo tanto para el laboratorio de Madrid como para los últimos avances en la detección de las sustancias prohibidas. La derrota de Heras fue la victoria del método de detección de EPO.

El análisis del frasco B, reiniciado el miércoles después de que con una primera muestra no pudiera llegarse a una conclusión clara, terminó al mediodía de ayer después de que los especialistas de los laboratorios de París, Françoise Lasne, la científica que ideó el método, y de Lausana, Neil Robinson, confirmaran el positivo.

Al ser informado del resultado analítico, Manuel Piñera, el presidente de Active Bay, empresa propietaria del Liberty Seguros, afirmó: "Es lo que esperaba. Y, en cumplimiento del reglamento del UCI ProTour, Heras deja de ser ciclista del Liberty". El UCI ProTour, estructura en la que están integrados los mejores equipos y las mejores carreras del mundo y que cuenta con Manolo Saiz, director del Liberty, como principal ejecutivo, también prevé que todo aquel ciclista castigado por dopaje sufra una sanción adicional de dos años más sin poder trabajar en un equipo del ProTour.

Frente al hecho determinante, la aparición de las bandas negras en la zona básica del análisis, señal de restos de EPO recombinante en la orina analizada, Heras reaccionó ante la prensa, ánimo triste, voz temblorosa, manteniendo su inocencia con un lema: "Asumo el resultado, pero lo cuestiono". Para ello se jugó su palabra afirmando en primer lugar que nunca se ha dopado; en segundo, descalificando el método de detección de EPO, y en tercero expresando lo absurdo que sería doparse la víspera del final de una carrera que tenía ya ganada: "Para qué lo iba a hacer? Si nunca me he dopado para ganar, ¿me iba a dopar para perderlo todo?"

A su lado, Buxeda, su abogado, ahondó en sus argumentos añadiendo que es una estupidez doparse con EPO en una Vuelta siendo líder, pasando diez controles, sabiendo que la EPO permanece cinco días en el organismo... Ni él ni el corredor quisieron hablar en ningún momento de la posibilidad de que Heras hubiera recibido la EPO sin él saberlo por parte de la gente de su equipo.

Todos estos argumentos, acompañados de pruebas científicas que intentarán probar que las proteínas que se cuelan en su orina en momentos de tremendo esfuerzo se confunden en el análisis con las proteínas de la EPO recombinante, los expondrán Heras y su letrado ante los diferentes órganos a los que se enfrenten en la larga batalla jurídica que están dispuestos a asumir para demostrar su inocencia. El primer asalto lo librarán inmediatamente, en cuanto la Unión Ciclista Internacional (UCI) lo comunique oficialmente, ante los cuatro miembros del Comité de Disciplina de la Federación Española. Una posible sanción de este órgano podrá ser recurrida, por la vía deportiva, ante el Comité Español de Disciplina Deportiva y ante el Tribunal Arbitral del Deporte, con sede en Lausana, pero Buxeda mostró ayer su preferencia por acudir a la vía civil, al tribunal de lo contencioso-administrativo, una corte que suele conceder suspensiones cautelares de las sanciones y ante la que creen que tienen mejores razonamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2005