Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La invisibilidad de Saiz en el proceso a su corredor

Christian Prudhomme, director del Tour, una carrera enfrentada con el ProTour de Manolo Saiz, se acordó ayer de Roberto Heras, pero también de algo más. "Ya estoy harto de que, al final, sólo los corredores sean los culpables", declaró a la agencia France Presse. "Quiero ver lo que hace ahora el señor Piñera [presidente del Liberty], quien declaró que había que sancionar a todos los dirigentes del equipo".

No fue Prudhomme -quien, claro, puede tener contenciosos para desear el mal a Saiz- el único que se acordó de la gran invisibilidad del director del Liberty, el hombre para quien el equipo es una familia, en las semanas que ha durado el proceso público a Heras. Un destacado jurista deportivo español se extrañaba hace unos días: "Mientras, si Gurpegui, por ejemplo, da positivo, todo el Athletic se pone a su lado y hasta le paga el mejor abogado de España, Heras ha tenido que afrontar solo todo el asunto". Lo dijo pocas horas antes de que Heras, en vísperas del contraanálisis, renunciara a los servicios de un especialista al enterarse de que su elevada minuta no la cubría el Liberty.

Para Saiz, el problema de Heras era un asunto privado del corredor y así lo volvió a poner de manifiesto ayer en declaraciones a la agencia Efe. "Confío en que, si puede, en un futuro próximo, demuestre su inocencia. Con mi apoyo va a contar siempre", dijo tras confesarse "muy hundido". "Intentaré hacer una concentración del equipo lo antes posible para vernos todos y saber que somos la familia del Liberty Seguros-Wurth los que tenemos que sacar esto adelante", añadió.

A la conferencia de prensa en la que Heras, al que le habría gustado ser invisible, afrontó ayer a todos los medios asistieron también sus compañeros de equipo Marcos Serrano y Ángel Vicioso, amigos suyos desde los tiempos del Kelme. "Venimos aquí para apoyarlo", dijo Serrano; "igual que hacemos cuando un amigo está enfermo".

Ni Saiz, que ganó otra Vuelta, además de la de 2005, con Heras, ni ningún dirigente del Liberty estuvo junto a un ciclista que, de todas maneras, ya no pertenece a su equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2005