Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

'Okupa' o poeta

Después del éxito de crítica de Nembrot, José María Pérez Álvarez publica una nueva novela. En Cabo de Hornos, el narrador gallego relata las peripecias de un periodista que, mientras investiga la autoría de unos poemas, se encuentra con que un anciano se le mete en casa.

Hay prosas que fluyen como el agua y prosas que avanzan como la miel. La de José María Pérez Álvarez (Ourense, 1952), autor también de Nembrot, arrolla como un maremoto sin renunciar a ninguno de los otros registros y es, esencialmente, una prosa vanguardista. Su última novela, Cabo de Hornos, reafirma una trayectoria literaria marcada por un lenguaje culto y refinado que no puede evitar la necesidad de llamar la atención sobre sí mismo.

Cabo de Hornos retrata pre

CABO DE HORNOS

José María Pérez Álvarez

DVD. Barcelona, 2005

191 páginas. 12 euros

cisamente la vida de un periodista cultural, Sansavenir, que cumple con las tres des que según los norteamericanos definen a los periodistas: divorciado (divorced), drogadicto (drug-addict) y borracho (drunk). Sansavenir, como indica su nombre y como conviene a los sublimes perdedores, no tiene mucho futuro. Por ello mismo no es un personaje demasiado interesante. Sin embargo, un día llega a su casa borracho y se encuentra con que un anciano, al que decide llamar Onofre, ha okupado su piso de soltero. Ésta es la trama principal de la novela, ingeniosa y dirigida con brillantez. Una segunda trama, no obstante, va colonizando poco a poco la novela hasta arrumbar por completo a la primera. En ésta se narran las pesquisas de Sansavenir para averiguar si un poeta menor fue o no el autor verdadero de algunos poemarios. De acuerdo con un estudioso de la literatura gallega, sus libros de poesía se deberían a la pluma de un hermano del supuesto poeta. La solución a esta intriga secundaria queda sin aclararse. Para entonces, en cualquier caso, la novela ha decidido seguir el rumbo de esta trama literaria, zanjando la historia apasionante y vital del okupa septuagenario. La paradoja hace que la vida literaria triunfe en la literatura a costa de la vida, como en la novela la peor trama gana a la mejor, y al final a costa de la literatura misma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 26 de noviembre de 2005

Más información

  • José María Pérez Álvarez