POLÉMICA POR EL MODELO EDUCATIVO

La excepción de un centro subvencionado en Málaga

Cuarenta y tres argentinos, 11 ecuatorianos, seis chilenos, otros tantos colombianos y ucranianos, cinco brasileños, tres uruguayos... Y así hasta 89 niños procedentes en su mayor parte de Latinoamérica. Un mural con el mapa del mundo elaborado por los estudiantes de 4º de ESO que preside uno de los pasillos del centro da fe de la riqueza de nacionalidades que conviven en el colegio concertado Ángeles Custodios de la barriada de El Palo, en Málaga. Este centro es el que tiene el mayor porcentaje de inmigrantes de los analizados en 11 ciudades andaluces con un 32% de sus 276 alumnos.

Este colegio religioso es una rara avis dentro de su especie, dado que la mayoría de los concertados de la zona en donde se ubica el número de alumnos extranjeros es mucho menor. Sólo el Colegio Público Ramón del Valle Inclán, que escolariza a niños de Infantil y Primaria en el mismo sector, ofrece un porcentaje parecido al de los Ángeles Custodios, con medio centenar de extranjeros de 532 estudiantes. El resto de concertados de la zona de El Palo apenas si cuentan en sus aulas con una decena de niños extranjeros, pese a que en la mayoría de los casos doblan el número de matriculados en este centro de la orden fundada por la beata Rafaela Ybarra.

Ideario socio-económico

Que este centro privado-concertado que oferta los niveles de Infantil, Primaria y Secundaria registre este alto índice de alumnado extranjero obedece, según explica su directora, la hermana Nerea, al carácter "socio-económico" que marca su ideario. "El centro siempre ha trabajado a favor de las clases más desfavorecidas". "Estamos en un barrio de aluvión, donde residen inmigrantes latinoamericanos con gran tradición de recibir una enseñanza religiosa, la misma que quieren para sus niños", explica Nerea, quien indica que la cuota de la Asociación de Padres de Alumnos no supera los seis euros mensuales.

"El colegio además cumple con una labor asistencial, ya que a muchos de los padres les facilitamos que encuentren un trabajo en la zona, la mayoría de los casos en empleos de servicio doméstico o en la construcción", explica Rocío de Benito, profesora del centro y coordinadora de Infantil y Primaria.

"Nos distinguimos de otros centros concertados de la zona en que ofrecemos servicios complementarios para facilitar la vida laboral de los padres. Tenemos un servicio de guardería de 8.00 a 17.00 horas y un servicio de comedor económico (12 euros mes). Además mantenemos la matrícula abierta durante todo el curso, así que si un alumno llega a mitad de curso se puede inscribir sin problemas", añade la coordinadora de Infantil.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS