Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

GM cierra plantas en cinco ciudades y eleva a 30.000 los despidos

La firma prevé recortar los gastos en 5.600 millones de euros

General Motors (GM), el mayor fabricante de coches del mundo, presentó ayer un plan de reestructuración que afectará a 12 plantas. De ellas, prevé cerrar nueve en cinco localidades (cuatro en EE UU y una en Canadá). El plan, que ya fue anunciado en junio y ahora ha sido revisado al alza, eleva de 25.000 a 30.000 la reducción de empleos, el 27% de la plantilla en Norteamérica, para 2008. La empresa ahorrará 5.600 millones de euros.

La reestructuración de GM supondrá reducir su capacidad de producción de su división norteamericana hasta los 4,2 millones de unidades. Rick Wagoner, presidente ejecutivo de GM, hizo una presentación poco usual del plan, en un intento por ganarse la confianza de Wall Street, que pone en cuestión su gestión a raíz de los desastrosos resultados de la compañía. "Es un paso histórico", dijo.

El mercado respondió al anuncio con una subida superior al 1%, pero los títulos cerraron con una caída del 1,95%, hasta 23,58 dólares. La semana pasada, las acciones llegaron a los 21 dólares, su nivel más bajo en casi dos décadas. En el último año, GM ha perdido un 41% de su valor bursátil.

Las plantas de producción afectadas por los cierres están situadas en Oklahoma City (Oklahoma), Lansing (Michigan), Spring Hill (Tennessee) y Doraville (Georgia) y en Oshawa (Canadá). El ajuste de producción también llegará a siete centros de componentes y sistemas. De esta manera, GM pretende reducir la capacidad en un millón de vehículos más para 2008, un millón adicional al diseñado para el periodo 2002-2005.

"Esta acción es necesaria para poner a GM en línea con los costes de nuestros principales competidores internacionales y poder recuperar lo antes posible la rentabilidad de nuestras operaciones en Norteamérica", dijo Wagoner. Los 30.000 despidos indicados ahora por GM -frente a los 25.000 anunciados en junio- se realizarán de forma gradual y en su mayoría se ejecutarán a través de jubilaciones anticipadas.

Los términos de la regulación de plantilla debe discutirse ahora con los sindicatos, que aceptaron en octubre una drástica reducción en las prestaciones sociales de sus empleados y jubilados. Pero el sindicato United Auto Workers se declaró "decepcionada" tras conocer los términos del plan y dice que esto dificultará el diálogo con la dirección. Entre tanto, los inversores se muestran muy escépticos, porque temen por la suspensión de pagos de GM, que suma pérdidas de 4.800 millones este año.

El fabricante Opel, la marca europea de GM, no se verá afectado por los planes de ajuste anunciados ayer, si bien seguirá con el programa de ahorro acordado a finales de 2004, señalaron fuentes de la firma, informa Europa Press.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005