Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comienza el juicio por un accidente laboral mortal ocurrido en 2001

El Juzgado de lo Penal número 1 de Cádiz juzga desde hoy a los seis acusados por el accidente laboral ocurrido en la capital el 11 de enero de 2001, cuando se derrumbó una de las calderas de la central térmica de Endesa en el barrio de Puntales. En este siniestro falleció aplastado el obrero Luis Hortelano, natural de Valenciano. El trabajador participaba en las labores de desmontaje de las viejas instalaciones térmicas.

Según informó Cádiz información, la Fiscalía ha pedido tres años de cárcel para José Andrés del Castillo, Juan José Anaya y Raúl Cordón, administrador, jefe de obra y coordinador de seguridad de la empresa Ferrocomodities, respectivamente, como presuntos autores de dos supuestos delitos de homicidio por imprudencia grave y contra los derechos de los trabajadores.

El Ministerio Público solicita un año de prisión para Salustiano Gutiérrez, encargado de sopletes; Francisco García, ingeniero; y José Luis Delgado Noriega, jefe del departamento de Ingeniería de Endesa.

La defensa de los imputados intentó responsabilizar al propio trabajador de su muerte al alegar que era consumidor habitual de cannabis y que, en el momento del accidente, estaba bajo los efectos de esta sustancia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 2005