Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PROGRAMACIÓN

El Libro Blanco del Software Libre critica la división de los Linux autonómicos

A la España de las Españas también le corresponde el Linux de los Linux.

El software libre avanza en los organismos públicos de las autonomías, pero cada cual quiere el suyo.

Si en Extremadura tienen sus Linex, Andalucía su Guadalinex, y la Comunidad Valenciana, su Lliurex, Euskadi el onomatopéyico Ehux; en Madrid se llama MaX; en Cataluña, Catix; en Zaragoza, Augustus y en Castilla-La Mancha, cómo no, se llama Molinux...

"Por desgracia, lo que comenzó como una iniciativa coordinada se ha disgregado y básicamente cada comunidad autónoma, ayuntamiento, universidad... va por libre", escribe Alberto Abella, coordinador del segundo Libro Blanco del Software Libre.

Abella cree que se ha perdido el espíritu de colaboración entre administraciones que hubo en un principio y, por supuesto, el espíritu con que nacieron Linux y el movimiento del software abierto.

Aparte de eso, el libro subraya el incuestionable avance del software libre en España. En educación, hay 618 centros que usan soluciones de código abierto, comparados con los 180 que había el año anterior.

En la parte empresarial, ya hay 450 empresas que prestan soluciones relacionadas con Linux, cuando hace tan sólo 18 meses sólo se cuantificaban unas 200. En un año la expansión del software libre en España se ha duplicado.

LIBRO BLANCO: www.libroblanco.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 17 de noviembre de 2005