Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Urgencias de La Paz

Mi madre, de 67 años de edad y con un perfecto estado de salud mental, lleva cinco días ingresada en el servicio de urgencias del hospital de la Paz con una angina de pecho. Mi queja no es que lleve cinco días esperando que quede una cama libre en planta. Mi queja es que junto a las camas de las enfermas de urgencias haya una pequeña habitación en la que yacen los enfermos que se suponen que pronto van a morir. Ayer falleció una anciana y los celadores, como si tal cosa, sacaron a la difunta metida ya en un negro ataúd que iba deslizándose entre las enfermas, esquivando las camas que iban encontrando a su paso. Las enfermas no daban crédito a lo que allí estaba pasando. Juntos, compartiendo el mismo espacio, los muertos y los vivos. Me parece excesivo ver pasar la muerte a tus pies y, sobre todo, cuando el próximo puedes ser tú.- Carmen de Jesús. Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de noviembre de 2005