Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oposición vecinal a la construcción de un centro de discapacitados sobre un parque

Un pequeño parque en la plaza Josep Maria Orense, junto a la avenida de Blasco Ibáñez, barrio de Algirós, lleva unas semanas agitando los ánimos vecinales. El Ayuntamiento de Valencia y la Consejería de Bienestar Social han decidido levantar sobre él un centro para la atención de enfermos con parálisis cerebral. Los residentes se oponen. Han constituido una asociación, han colgado sábanas de las ventanas y han realizado varias manifestaciones. Calculan que da servicio a unas 2.000 personas.

La resistencia vecinal ha merecido acusaciones de insolidaridad por parte del Consistorio, de la presidenta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Valencia, María José Broseta y de la Asociación Valenciana de Ayuda a la Parálisis Cerebral (Avapace), que se hará cargo de la gestión del edificio construido. El presupuesto del proyecto es de tres millones de euros. La financiación correrá a cargo de Fondos Feder de la Unión Europea.

Los vecinos de la plaza Josep Maria Orense niegan ser insolidarios. Les cuesta creer, visto el crecimiento de la ciudad, que el Ayuntamiento no disponga de un espacio para levantar el centro distinto al de su parque.

El parque, por su parte, tiene unas decenas de árboles y poco de especial, quitado que es donde ancianas como Victoria Menéndez, de 68 años, se sienta cada mañana y padres como Amparo llevan a su hija.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de noviembre de 2005