Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

El vídeo de Madrid 2012

Hace ahora un año que el organismo Madrid 2012 contrató los servicios de una productora de Madrid para hacer un vídeo promocional de la candidatura olímpica. La productora convocó un casting para actores profesionales, donde nos avisaron verbalmente de que, en caso de ser seleccionados, la tarifa que se cobraría era baja (280 euros), dado que se trataba de un vídeo que el Ayuntamiento de Madrid iba a usar en un evento interno en una ciudad europea.

Soy actor y participé en este casting. Fui seleccionado para hacer un personaje en el vídeo. Pero para mi sorpresa e indignación, compruebo que a partir de enero de 2005 dicho vídeo se emite en numerosos medios, como Canal Metro de Madrid, vuelos nacionales e internacionales, está colgado de la página web de Madrid 2012 y cualquiera en el mundo lo puede descargar; el Ayuntamiento lo utiliza en todo tipo de eventos promocionales y Telemadrid lo emite fuera de los espacios informativos.

Todo esto sin consentimiento de los actores que participan en el vídeo y, lo que es peor, sin que los actores reciban ni un céntimo por sus derechos de imagen. Dos de los protagonistas de We are Ready? Madrid 2012 nos damos cuenta de que somos víctimas de un engaño. Decidimos ponernos en contacto con la productora y reclamarle lo que por ley nos corresponde: nuestros derechos de imagen. Basándonos en tarifas usadas en las principales agencias de actores, y aplicando siempre los mínimos, la productora nos adeuda 4.000 euros. En un principio accede a pagarnos, pero cuando la factura es presentada nos niegan el pago. Nos ponemos en contacto con el departamento de prensa de Madrid 2012 y les avisamos de que están usando un vídeo, sin tener en su poder la cesión de derechos, es decir que están cometiendo una ilegalidad, y les pedimos que intercedan ante la productora, que se niega a pagarnos, y nosotros cederemos los derechos o retiren dicho vídeo.

Pero los responsables de Madrid 2012 nos ningunean, no interceden en el cobro de nuestros derechos y siguen usando el vídeo..

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de noviembre de 2005