Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Nacional de Teatro premia el compromiso de Animalario

El grupo obtiene el galardón por la obra 'Hamelin', de Juan Mayorga

La compañía Animalario, creada por Andrés Lima, Alberto San Juan y Guillermo Toledo, obtuvo ayer el Premio Nacional de Teatro por Hamelin, escrita por Juan Mayorga. El Ministerio de Cultura concedió el galardón, dotado con 30.000 euros, en reconocimiento "al compromiso ético y estético que comporta" el montaje de esta obra. Al mismo tiempo, el ministerio reconoció con el Premio Nacional de Circo al acróbata y humorista Tony Tonito.

Hamelin, estrenado en el Teatro de La Abadía, comienza con el descubrimiento de una importante red de pederastia, y evoluciona en una dirección calculadamente ambigua: quizá nada sea lo que parece. En el jurado del Premio Nacional de Teatro, presidido por José Antonio Campos, director del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), figuran José Monleón, galardonado en la edición anterior, y el dramaturgo José Sanchis Sinisterra. Hamelin, producido por Animalario, la empresa barcelonesa Vania y el Teatro de La Abadía, se representa hoy en el Teatro Bergidum, de Ponferrada, y mañana en el Auditorio Ciudad de León.

Cabe destacar que este premio vuelva a recaer en una compañía, después de muchas ediciones en las que jurados sucesivos prefirieron otorgarlo a personas físicas: intérpretes, autores, directores... El teatro es un arte colectivo, y Animalario, una de las pocas compañías españolas que de verdad lo es, porque cuenta con un equipo estable. En la mayoría de sus espectáculos, junto a Andrés Lima, director de escena, y los actores Guillermo Toledo y Alberto San Juan, figuran Roberto Álamo, Javier Gutiérrez y Nathalie Poza, intérpretes, y la diseñadora Beatriz San Juan. La complicidad de todos se advierte en Alejandro y Ana, espectáculo que hizo correr el nombre de Animalario de boca en boca hace dos años, o en Pornografía barata, donde los actores se arriesgaban a compartir el espacio escénico con el público y a ponerse al alcance de la mano. Alejandro y Ana, análisis paródico de algunos de los tics de la derecha española, se ha representado en salones de bodas de todo el país, en los que el público jugaba el papel de invitado al enlace entre la hija del ex presidente Aznar y Alejandro Agag. El montaje cosechó dos premios Max para Animalario: al mejor espectáculo y a la mejor empresa productora.

Animalario se ha hecho sitio en el mercado sin renunciar a una búsqueda artística personal. En Hamelin, el director se incorpora a la representación (como hizo en su día, abriendo camino, Tadeusz Kantor). Juan Mayorga, su autor, lo es también de Últimas palabras de Copito de Nieve, y de la mitad de Alejandro y Ana, escrita con Juan Cavestany, el otro autor de cabecera de Animalario. "Andrés Lima es el primero que confió en este texto, que ya había pasado por la mano de varios directores", dice Mayorga. Hamelin se ha traducido al inglés por encargo del Royal Court, de Londres, y al rumano, y se ha presentado en Portugal en lectura dramatizada.

Cuando se creó, hace diez años, Animalario actuaba en salas alternativas y en bares de copas. Así comienzan todas las compañías, y no suelen llegar muy lejos, porque nada ayuda a que salgan a flote. Animalario lo consiguió por dos razones: sus integrantes tienen los objetivos claros, y se han ganado la vida en el cine o en la televisión.

En Hamelin, al equipo habitual se suman las actrices Helena Castañeda y Blanca Portillo, que interpreta a una psicopedagoga quizá excesivamente comprometida con su trabajo. La semana próxima este montaje se representa en el Teatro Bretón, de Logroño, en el Principal de Burgos y en Miranda de Ebro. Últimas palabras de Copito de Nieve, la otra obra que la compañía tiene en cartel, se representa hoy en Tui (Lugo) y mañana en Oleiros (Pontevedra).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de noviembre de 2005