Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ARTE

La vida artificial de APO201, primer premio de Vida 8.0

APO201, ganadora de Vida 8.0, el concurso de obras artísticas concebidas con técnicas, tecnologías, estrategias y conceptos de vida artificial, no está en un museo. Para localizarla hay que escudriñar el desierto de California con un sistema de coordenadas GPS, pero su contemplación no entraña ningún interés, ya que son tres pequeños objetos de vida artificial, parecidas a estaciones meteorológicas remotas, que no permiten el acceso a los humanos.

Los británicos Martin Howse y Jonathan Kemp han elegido un terreno baldío, entre campos de bombardeo, desechos tóxicos y especies en peligro de extinción, para colocar estos aparatos de corte social y alma quijotesca, cuyo cometido es almacenar energía solar, comunicarse por radio, escuchar a los reactores militares y los ruidos del desierto y modificar constantemente sus códigos.

La séptima edición del concurso de Fundación Telefónica recibió 69 proyectos de 23 países. El segundo premio (7.000 euros) recayó en Liveform: Telekinetics, un autómata fabricado con utensilios de cocina que reacciona con la música, de la canadiense Michelle Teran y el alemán Jeff Mann.

Bajo la apariencia lúdica del baile de tenedores, tijeras, sacacorchos y ralladores, la obra es una crítica a un sistema de valores centrado en la funcionalidad, la productividad y la eficacia.

Métodos Divinos / Motivos Ocultos, del holandés Erik Olofsen (tercer premio, 3.000 euros), se centra en la relación entre la vida artificial y la vida espiritual. Las contorsiones de un creyente para mantener viva su fe toman forma en un brazo robótico que sostiene una vela encendida, a pesar de sus violentos movimientos.

"Las tres obras son site specific. El desierto, la cocina y la iglesia son tres espacios que enriquecen su lectura. Con estos premios queremos impulsar una investigación artística que valore el contexto en lugar del aparato tecnológico aislado", explica el artista y miembro del jurado Daniel Canogar.

También fueron premiados Llegaste con la brisa-2, de la venezolana Mariana Rondón;la autista Balanza de cocina que se pesa a sí misma, del español Roger Ibars; Calor, humedad, vapor: Turner en el siglo XXI, de la argentina Marina Zerbarini, y LaFábricaDeCosasBonitas, del colectivo español ANA Project, que proponía llevar 20 robots manifestantes a la cumbre del G8.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de noviembre de 2005