Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Príncipe y padre a tiempo completo

Don Felipe, que apenas ha abandonado la clínica en la que ha nacido su hija Leonor, retoma hoy la actividad oficial

Ha reconocido que aún no ha cambiado ningún pañal, pero, salvo esa tarea pendiente, el Príncipe se ha convertido en un padre a tiempo completo. Desde que la princesa Letizia ingresó el domingo a las 20.30 para dar a luz, don Felipe sólo ha abandonado una hora la clínica Ruber Internacional, el tiempo justo para recoger algo de ropa en su residencia. Su dedicación es tal que hasta duerme allí. Sin embargo, la Casa del Rey confirmó ayer que el Heredero retomará hoy su actividad oficial en un acto del Patronato de la Residencia de Estudiantes de Madrid. Cuentan que don Felipe está feliz y él así lo corroboró en su única salida a la calle desde que fue padre. "Las dos están bien", dijo con una enorme sonrisa para admitir que aún no ha cambiado un pañal. "Y ya habrá tiempo", añadió.

"Es una monada", declaró doña Elena. "Ya llora menos", aseguró la Reina

La princesa de Asturias ocupa la habitación número 10 de la clínica Ruber Internacional, en la zona de maternidad. Se trata de una suite compuesta por una habitación, donde se recupera doña Letizia junto a la infanta Leonor, un baño y un salón. La Casa del Rey también utiliza otra habitación contigua como oficina. Estas dependencias se encuentran en el ala izquierda del centro médico. Están decoradas de manera muy sencilla. Y la presencia de doña Letizia se adivina porque en ese pasillo hay algunos miembros del servicio de seguridad del palacio de la Zarzuela.

La familia de los príncipes es quien tiene acceso a la zona más privada. Las visitas más oficiales son recibidas en el salón de la suite. De esta tarea se ocupan el Príncipe y la Reina, que es el miembro de la Familia Real que más tiempo pasa junto a los nuevos padres.

La Casa del Rey ha informado de que la llegada de telegramas, cartas y regalos es continua. Todos los mensajes serán respondidos por el Príncipe, y los regalos, como todos los obsequios que recibe la familia real, son inventariados por Patrimonio Nacional. Este mismo portavoz indicó que hasta la clínica han llegado mensajes de todas las casas reales felicitando a los príncipes de Asturias por el nacimiento de Leonor. Don Felipe ha hablado estos días con muchos príncipes europeos y la Reina también ha contestado muchas de estas llamadas.

Doña Sofía llegó ayer a la clínica a media mañana y, como en la jornada anterior, almorzó allí con los príncipes. A su salida de la clínica, a última hora de la tarde, la Reina declaró que aún no sabía cuándo iban a dar el alta a su nuera y su nueva nieta y que la niña "ya llora menos". Paloma Rocasolano, madre de la Princesa, también pasó casi todo el día con su hija. Las dos abuelas entraron en el centro médico por una puerta lateral. Quien sí lo hizo por la principal, a las dos de la tarde, fue la infanta Elena, que llegó acompañada de su familia. Venían de Soria, donde se enteraron de que Leonor había nacido ya. Doña Elena y don Jaime quisieron que Felipe y Victoria conocieran a su nueva prima. Los cuatro estuvieron media hora en la clínica. A la salida, doña Elena confesó que Leonor "es una monada" y que madre e hija "están muy bien". En Barcelona, doña Cristina está pendiente de su nueva sobrina, a la que conocerá hoy. La infanta ha contado que ha hablado con los padres, que está muy contenta con la llegada de Leonor y que doña Letizia tiene las molestias "normales".

Las flores ya no caben en los pasillos de la Ruber. Han llegado desde toda España. Pero los príncipes de Asturias no sólo reciben flores, también las envían. Ayer, los nuevos padres mandaron tres centros encargados por ellos mismos a la catedral de la Almudena, a la iglesia de San Isidro y a la basílica de Atocha para dar las gracias por la llegada de su hija.

La primera visita del día de ayer a la clínica Ruber Internacional fue la de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, para felicitar a los príncipes de Asturias por el nacimiento de la infanta Leonor. Casas, nada más nacer la pequeña, declaró que la modificación de la Constitución que garantice el acceso de la mujer al trono debe seguir los trámites y vías normales, sin necesidad de acelerarse por el nacimiento de la Infanta. La llegada al mundo de Leonor ha resucitado el debate sobre la necesidad de reformar la Ley Fundamental en su artículo 57.1, que trata de la sucesión de la Corona, que mantiene la prevalencia del varón sobre la mujer. Ayer, en cambio, Casas no quiso hablar más del tema porque quiso que su visita fuera más personal que profesional. Por la tarde también estuvo en la clínica la infanta Margarita, hermana menor del Rey, acompañada de su esposo Carlos Zurita y de sus hijos María y Alfonso. Y a última hora visitó el centro Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid.

Si se cumplen los plazos previstos por los médicos, doña Letizia y la pequeña Leonor abandonarán la clínica el viernes. Ayer, a las puertas del centro médico, se daban cita muchos curiosos. "Ya sabemos que a la pequeña no la vamos a ver, pero esperamos tener suerte y coincidir con alguien de la familia real", confesaban unas mujeres. El quiosco de periódicos de la zona agotaba mientras sus existencias. A falta de personajes en directo, quedaba el recurso de las revistas del corazón, que adelantaron su salida. Aunque ayer en la prensa internacional también se hablaba de Leonor de Borbón y Ortiz, una cara todavía por descubrir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005