Dimite un alto cargo de Bancaja por supuesto mal uso de información

Arturo Alario, director de Inversiones de Bancaja, la tercera caja española, renunció ayer a su cargo al verse envuelto en un supuesto caso de uso de información privilegiada al comprar, en compañía de su hermano, cinco hanegas de suelo (unos 4.000 metros cuadrados) en un terreno de Tavernes de Valldigna afectado por la mayor operación urbanística que impulsa la caja valenciana y que afecta a cuatro millones de metros cuadrados.

Una asociación de propietarios afectados por la operación que promueve Bancaja denunció la compra de suelo. Alario, nacido en Tavernes, asegura que se limitó a ejercer su derecho constitucional al comprar una finca que linda con otra que heredó de sus padres y abuelos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción