Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las enmiendas de Esquerra Unida al Estatut se centrarán en la lengua

El grupo de IV-IU-ICV en el Congreso de los Diputados centrará sus enmiendas al proyecto de reforma del Estatut d'Autonomia valenciano en cuestiones como el reconocimiento del valenciano como lengua compartida con Cataluña y Baleares y en la rebaja al 3% del listón electoral para obtener representación parlamentaria en las Cortes Valencianas. El portavoz de Esquerra Unida-L'Entesa en el Parlamento autonómico, Joan Ribó, y la diputada nacional Isaura Navarro presentaron ayer las enmiendas que el grupo presentará durante la tramitación de la reforma estatutaria en el Congreso de los Diputados.

Una treintena de enmiendas, muchas menos de las que el grupo presentó en las Cortes Valencianas, porque, según explicó Ribó, han preferido condensar sus reivindicaciones. El diputado añadió que la demanda más importante es la referida a la unidad de la lengua, por encima incluso de la petición de rebajar al 3% la barrera para la obtención de representación en las Cortes Valencianas.

Isaura Navarro aseguró que las enmiendas que defenderá su grupo pretenden lograr un Estatut que sea "para todos los valencianos, no sólo para algunos", y que resuelva los problemas endémicos, e invitó al PSOE a "dejar de mirar al PP". Porque, insistió, hay mayoría progresista suficiente en el Congreso como para modificar el proyecto de reforma del Estatut en la línea que defienden los partidos de la izquierda y nacionalistas.

Una de las enmiendas que este grupo defenderá en el Congreso indica que el valenciano es "la denominación histórica que en el País Valenciano se le da a la lengua compartida y considerada como propia" también en Cataluña, Baleares.

Navarro explicó que entre las enmiendas que defenderán se incluyen las relativas a la división comarcal, la financiación y los derechos ciudadanos. La diputada señaló que el proyecto de reforma estatutaria aprobado en las Cortes Valencianas incluye un planteamiento "rancio" de la familia. Navarro consideró igualmente rancio hablar de un centro espiritual para todos los valencianos en el monasterio de La Valldigna. También criticó el apartado de derechos de los ciudadanos que incluye la reforma, porque, dijo, habla del derecho al agua, pero no de otros derechos más perentorios, como el de la salud.

Isaura Navarro afirmó que su formación trata de lograr con estos cambios una "Carta Magna de todos los valencianos", que "no refleje sólo una manera de entender el País Valenciano" y subrayó que se debe lograr un "Estatut de consenso, un Estatut para todos". La diputada lamentó que "no hayan trabajado para ello ni el PSOE ni el PP", a los que acusó de haber negociado una reforma estatutaria al margen de la sociedad. Navarro acusó al PP de generar "crispación y confrontación" en torno a las señas de identidad de los valencianos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de octubre de 2005