La policía egipcia detiene a 105 hombres por los choques religiosos

La policía egipcia ha detenido a 105 hombres, acusados de participar en los disturbios anticristianos que se produjeron el pasado viernes, tras la oración musulmana. La violencia se propagó por un barrio cristiano después de que las ventanas de la Iglesia Copta de San Jorge y otro templo fuesen reventadas por los manifestantes. Durante los disturbios murieron tres personas y otras ochenta resultaron heridas.

Los hombres arrestados enfrentan cargos por la destrucción de propiedad pública y privada (tiendas de la zona). Algunos de estos manifestantes participaron en los ataques a seis iglesias cristianas, además de incendiar un coche de policía y dañar otros ocho vehículos.

Las máximas autoridades religiosas musulmanas y cristianas de Egipto instaron ayer a la tranquilidad y al diálogo para resolver la crisis interreligiosa. La petición fue hecha en un comunicado firmado conjuntamente por el papa Shenouda III, jefe de la Iglesia Cristiana Copta egipcia, y el jeque Mohamed Tantaui, el Gran Imán de Al Azhar, la más prestigiosa institución del Islam suní. "Somos hijos de una misma patria", dijeron los dos jefes religiosos, que evitaron responsabilizar a alguien concreto de lo sucedido.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS