Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sartori defiende un modelo de televisión pública ajena al Estado y a las audiencias

El filósofo cree que el medio puede mejorar la educación de los niños, "aunque no lo haga"

Sereno, gracioso y bromista; activo contra la voracidad de Berlusconi, inquieto y certero, Giovanni Sartori (Florencia, Italia, 1924), que hoy recibe en Oviedo el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales, se mostró ayer optimista sobre la televisión del futuro y defendió un modelo público ajeno al Estado y las audiencias. El filósofo debatió con representantes de medios nacionales e internacionales, entre ellos TVE, Tele 5, Antena 3, Euronews y Fox News.

El filósofo italiano, uno de los referentes en el mundo de la comunicación, se enfrentó ayer a varios representantes mediáticos internacionales en la Universidad de Oviedo que le preguntaban como a un oráculo y obtenían respuestas críticas pero confiadas en el futuro: "La televisión que defienda los intereses públicos, la educación, la cultura, es viable, no se hace, pero lo es", aseguró en un encuentro con periodistas de canales tan dispares como Fox News, New York Times TV, Euronews, TVE, Antena 3 o Tele 5 que le preguntaron sobre lo divino y lo humano. Como Lauren Green, de Fox, que con tono muy medido y sonrisa diplomática parecía ajena a la fama y la gloria de su canal, uno de los instrumentos más agresivos y proneocons del panorama mundial y que rehuía preguntas sobre el apoyo incondicional a Bush con respuestas como "es circunstancial".

El hecho de que Fox, Antena 3 y Tele 5 estén en la lucha despiadada por la audiencia no evitó que el debate se centrara sobre lo que debe ser el modelo de una televisión pública ajena a la esclavitud de las audiencias y que escape al control del poder. Sartori cree en ello, lo mismo que en modelos como el de PBS, "que, con apenas un 3% de audiencia en Estados Unidos, se ha convertido en referencia. No conozco a ningún personaje importante que no haya pasado por ahí, y es porque ese pequeño porcentaje de audiencia es de gente muy influyente", apuntó.

En España está el eterno ejemplo de La 2 y su pequeña cuota de pantalla, pero la duda es: ¿aguantará? Y además, preguntaba Fran Llorente, director de los informativos de TVE, "si es un medio público y sólo llega al 8%, ¿cómo llegar a los demás?". Sartori respondió: "Yo no creo en los milagros, pero se llega intentándolo". Y volvía a insistir en que una televisión decente y buena dentro del modelo público es realmente posible: "Si pudiéramos cargarnos todas las televisiones y empezar de nuevo, sería ideal. La televisión es un instrumento; a un coche no le puedes pedir que vuele, pero a la televisión sí le puedes pedir cosas que no hace. Puede complementar o mejorar la educación de los niños, aunque ahora no lo haga, puede hacerlo, por ejemplo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de octubre de 2005