Entrevista:NATALIA MELÉNDEZ | Doctora en Periodismo | Aulas

"Quería saber por qué los diarios incluían tiras o viñetas y qué tratamiento les daban"

"En 1999 decidí hacer la tesis doctoral sobre humor gráfico y opté por EL PAÍS"

Cuando el arquitecto y humorista José María Pérez González, Peridis, publicó su primera tira cómica en el diario EL PAÍS, allá por 1977, Natalia Meléndez no era más que un proyecto de sus padres. Hoy, cuando el diario se prepara para celebrar su trigésimo cumpleaños, la vida de esta malagueña de 27 años y la del genial humorista se han cruzado gracias a los casi cinco años de trabajo que Natalia ha invertido en repasar las tiras que Peridis publicó en EL PAÍS durante los primeros años de la transición española.

Al igual que el trabajo del humorista cántabro, también las viñetas del escritor y dibujante Máximo San Juan Arranz, más conocido como Máximo, han sido objeto de estudio por parte de esta universitaria malagueña quien, desde hace una semana, disfruta de su título de doctora en Periodismo por la Universidad de Málaga gracias al sobresaliente cum laude con opción a Premio Extraordinario que ha obtenido su tesis doctoral El humor gráfico en EL PAÍS durante la transición política española (1976-1978).

"Todo comenzó en 1999, cuando debía preparar el trabajo de fin de carrera. Pensé en hacer algo sobre el humor gráfico en los periódicos y me decidí por EL PAÍS, por ser un diario de referencia", cuenta Natalia en su despacho de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de Málaga, centro en el que ha desarrollado su trabajo como becaria de investigación en los últimos cuatro años. "Al terminar la carrera y obtener la beca de investigación decidí retomar ese trabajo de fin de carrera que entonces ceñí a 1999. Siempre me había gustado el humor gráfico, así que me puse a investigar y descubrí que había bibliografía referente a las revistas satíricas que proliferaron en esa época, pero no desde el punto de vista que a mí me interesaba. Yo quería saber por qué los diarios incluían en sus páginas estas tiras o viñetas y qué tratamiento se les daba", explica Natalia.

En su empeño por abordar el humor gráfico como una herramienta de comunicación, la periodista optó por delimitar su campo de estudio a los años de la transición democrática, época en la que se vivieron hechos políticos y sociales de gran trascendencia que quedaron reflejados en las viñetas y tiras de Máximo y Peridis. Para ello, y ayudada por el decano de Ciencias de la Comunicación de Málaga, Juan Antonio García Galindo, director de su tesis, Natalia echó horas y horas buceando en bases de datos.

"Al principio me frenó un poco la falta de metodología de estudio sobre el humor gráfico. Tuve la suerte de encontrar en la Facultad de Derecho todos los ejemplares de EL PAÍS entre 1976 y 1978, perfectamente encuadernados. Allí me tiré seis meses extrayendo información, la cual completé gracias a la colaboración de los organizadores del Aula del Humor de la Universidad de Alcalá de Henares, por donde han pasado todos los grandes del humor gráfico", relata.

El trabajo de ratón de biblioteca tuvo su recompensa cuando Natalia abordó la segunda fase de su tesis de más de 500 páginas: entrevistar a Máximo y Peridis. "Conocerlos fue una gran experiencia. Ambos se mostraron encantadores conmigo y se sorprendieron de que su obra fuera objeto de estudio. Con ellos analicé sus rutinas de trabajo, las condiciones de producción que tienen... Y todo está reflejado en las extensas entrevistas que forman parte de la tesis", indica Natalia, quien muestra especial preferencia por las viñetas que Máximo publica en las páginas de Opinión desde 1976, algunas de las cuales figuran en el anexo gráfico de la tesis y en el que también aparecen de forma testimonial algunas tiras de Blankito, humorista gráfico uruguayo que colaboró con EL PAÍS en sus primeros años de vida.

Ahora, una vez defendida su tesis ante un tribunal -presidido por el director del Departamento de Periodismo de Málaga, Bernardo Díaz Nosty y con vocales de prestigio de otras universidades españolas y europeas- que se dijo "altamente impresionado por el rigor y la seriedad" de su trabajo, Natalia se dispone a mandar su proyecto a "cuanta persona o editorial se muestre interesada en publicarlo". Natalia, quien tiene otros proyectos de investigación en mente, los compaginar con su tarea docente como profesora de Teoría e Historia del Periodismo e Historia General de la Comunicación.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción