Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Unas rampas de cine

Unas escaleras mecánicas con forma de cola de dragón sacarán a Montehermoso de su actual aislamiento

En 1993, los arquitectos Roberto Ercilla y Miguel Ángel Campo estrenaron su colaboración con la rehabilitación de dos espacios emblemáticos de Vitoria, su ciudad: el Palacio de Montehermoso, antigua sede episcopal, y el viejo Depósito de Aguas, un gran cubo adyacente. Un trabajo reconocido, pero con el que los autores no estaban del todo satisfechos. Ubicado en lo alto de la colina que domina la ciudad, este complejo era una joya aislada, con un acceso costoso, que no invitaba a la visita. Ahora, 12 años después, Ercilla y Campo por fin han conseguido que se construyan unas rampas mecánicas, con la satisfacción de que será su propio proyecto de acceso el que se lleve a cabo: una rampa cubierta y de inspiración cinematográfica.

La puesta en marcha de los accesos está prevista para principios de 2007

El equipo local competía con la poderosa ingeniería Idom, pero Ercilla y Campo ya habían trabajado mucho en este proyecto, por su cuenta. Siendo alcalde José Ángel Cuerda, y preocupados porque la rehabilitación del palacio no fuera una inversión perdida, ya le presentaron un proyecto de rampa automática. La idea se recibió con alegría, pero el asunto se quedó ahí, en las buenas palabras. El Centro Cultural Montehermoso siguió incomunicado.

Llegó Alfonso Alonso, volvieron a recordar la necesidad de conectar lo alto de la vieja colina con el ensanche. Y por fin se pasó a los hechos, para satisfacción de los autores del proyecto y, sobre todo, de los miles de ciudadanos y visitantes que no van a sudar la gota gorda para disfrutar de uno de los referentes culturales de Vitoria, a mitad del camino que une al vanguardista Artium con el gótico de la iglesia de San Pedro. Sin olvidar que se posibilita así el acceso a los discapacitados a una zona emblemática.

En el cantón de La Soledad, las rampas mecánicas estarán divididas en cuatro tramos, con una pendiente máxima de un 12%. El clima de Vitoria ha obligado a esta solución con cubierta, que conlleva la inevitable sensación de agobio para el viandante, un efecto túnel que Ercilla y Campo han resuelto con ingenio. La cubierta tiene forma de dragón chino, lo que aporta a la subida una impresión de movimiento ondulante, de inspiración cinematográfica. "Es como una instalación artística, en la que el ciudadano además de sentirse cómodo participa de un juego óptico entretenido", explica Roberto Ercilla.

Más difícil ha sido la solución para el cantón de Fray Francisco Javier, el que comunica el Artium con el Depósito de Aguas. Para facilitar el acceso de los vehículos de servicios, las rampas se han retirado a un lado de la calle y estarán abiertas por el lado de la acera, con una cubierta en forma de "L" invertida. Para combatir el frío, como sus hermanas de La Soledad, tienen calefacción. Así no se bloquearán por las heladas.

La puesta en marcha está prevista para principios de 2007 y su construcción la llevará a cabo la empresa EBA-Grupo San José, reconocida por una sensibilidad que ya ha demostrado en la rehabilitación de lugares y edificios históricos, como en los museos del Prado y Thyssen-Bornemisza, de Madrid, o en la plaza de la Corredera de Córdoba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2005