Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miquel Navarro expone sus esculturas en Bilbao

El artista Miquel Navarro (Mislata, Valencia, 1945) expone en la Galería Colon XVI, de Bilbao (Henao, 10), una decena de esculturas, en su mayoría realizadas en los tres últimos años. Las piezas, construidas en hierro fundido y aluminio, son construcciones que vuelven a sugerir maquetas de ciudades imaginarias, conectadas con los trabajos más conocidos del escultor.

La exposición de obras recientes estará abierta al público hasta el próximo 10 de noviembre. Las ciudades de Navarro están directamente relacionadas con sus esculturas instaladas en espacios públicos del País Vasco. Desde 1999, Casco urbano, una obra

de 12 metros de altura construida en aluminio, está instalada en el bilbaíno parque de Ametzola. La escultura evoca la cabeza de un guerrero y está coronada por unas figuras que representan dos fábricas. En el año 2002 colocó en el acceso al Artium La mirada, que con sus 45 metros de altura se convirtió en la construcción más alta de Vitoria. Posteriormente, el Museo Guggenheim de Bilbao adquirió Ciudad muralla (2000-2001).

Aunque comenzó su carrera como pintor, tras estudiar en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos, en Valencia, desde 1972 Navarro ha volcado su carrera en la escultura, sin dejar de dibujar, una tarea que considera su obra más íntima, la que le permite obviar los obstáculos físicos y el gasto que conlleva la escultura.

Navarro dibuja para reflexionar en el proceso de preparación de sus esculturas y también pinta acuarelas autónomas sin relación alguna con otras obras, en las que en ocasiones aparece la figura humana.

En 2002 presentó en su galería bilbaína una exposición que confrontaba la obra sobre papel con las esculturas que surgieron de los dibujos. Entonces aseguró que su intención era seguir cultivando tanto el dibujo, como los montajes y la escultura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de octubre de 2005