Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Emilinha Borba, cantante y actriz, la 'Rainha do Rádio' de Brasil

La cantante Emilinha Borba fue la reina en los tiempos dorados de la radio en Brasil. Murió el lunes 3 de octubre, con 82 años, en su piso del barrio de Copacabana,en Río de Janeiro, tras haberse sentido mal durante la comida.

Emília Savana da Silva Borba nació en Río de Janeiro el 31 de agosto de 1923. Desde niña imitaba a Carmen Miranda y empezó a presentarse en programas para aficionados. Su primer disco, con las sambas Faça o mesmo y Ninguém escapa, aún con el nombre de Emília Borba, data de marzo de 1939. Por mediación de Carmen Miranda, fue presentada al propietario del Casino de Urca, que la contrató como crooner. Era menor de edad y, para poderse presentar a la prueba, tuvo que falsificar la fecha de su partida de nacimiento.

También en 1939 actuó en una película: Banana da terra. Le seguirían Astros em desfile, Poeira de estrelas, Este mundo é um pandeiro, Aviso aos navegantes... o la inacabada It's all true, de Orson Welles.

Durante los casi 30 años que permaneció en la Radio Nacional, la PRE-8, se convirtió en una de las cantantes más populares y queridas. Con programas como el de César de Alencar, que se retransmitía los sábados por la tarde para todo el país.

Los periódicos se hacían eco de la rivalidad entre Emilinha Borba y Marlene. Eran los años dorados de la radiodifusión en Brasil y las dos cantantes se disputaban el título de Rainha do Rádio. Sus clubes de fans alimentaban la polémica en la Revista do Rádio y Radiolândia, y mandaban cientos de miles de cartas a la emisora.

Emilinha Borba obtuvo numerosos éxitos con rumbas, sambas, baiões, boleros o marchas carnavalescas como Escandalosa (1947), Se queres saber (1947), Paraíba (1950)... Uno de los más sonados se lo proporcionó Chiquita bacana, de João de Barro y Alberto Ribeiro.

Hace dos años, y después de 22 sin grabar, publicó Emilinha Pinta e Borba. Las compañías la habían dejado de lado y decidió ir a vender el disco por las calles como se hacía antiguamente: "Adoro ese contacto con la gente y nunca vendo menos de cien porque cobro la mitad que las tiendas", decía.

Su cuerpo fue velado en la Câmara Municipal de Río de Janeiro y escoltado hasta el cementerio por 20 fusileros navales en traje de gala -desde 1949 era una especie de madrina de la Marina-.

El alcalde Cesar Maia decretó tres días de luto en la ciudad y el presidente Lula, en un comunicado oficial, señaló: "La muerte de Emilinha Borba nos entristece a todos. Una de las cantantes más queridas del país, Emilinha Borba emocionó a más de una generación de brasileños con sus canciones retransmitidas por las radios, sobre todo, la Radio Nacional. La voz y la gracia de Emilinha Borba permanecerán siempre en nuestra memoria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de octubre de 2005